• Tapones lagrimales

    Read in English:
    Escrito por
    Revisado por James M Huffman, MD
    Apr. 17, 2020

    Mucha gente padece de ojo seco, que aparece cuando no se producen suficientes lágrimas o estas no son de buena calidad. Por lo general, se usan gotas oculares para tratar el ojo seco. Sin embargo, hay personas a las que la colocación de tapones lagrimales las ayuda a sentir mayor comodidad en los ojos.

    ¿Qué son los tapones lagrimales?

    Los tapones lagrimales son dispositivos diminutos que se colocan en los conductos lagrimales del ojo (también llamados puntos lagrimales). Los conductos lagrimales son aberturas diminutas que permiten que las lágrimas salgan del ojo. Los tapones, que tienen aproximadamente el tamaño de un grano de arroz, impiden que el líquido salga del ojo. Esto ayuda a que la superficie del ojo se mantenga humectada y sin irritaciones, lo que alivia la picazón, la quemazón y el enrojecimiento del ojo.

    El sistema de drenaje de lágrimas en el ojo.

    Los tapones lagrimales también se conocen como tapones puntuales o tapones del conducto lagrimal. Por lo general, se colocan en el conducto lagrimal del párpado superior o inferior, o en ambos. Otro tipo de tapón se coloca en una parte más profunda del conducto lagrimal (el canalículo).

    Dos tipos de tapones lagrimales

    Tapones temporales/reabsorbibles

    Están hechos con un material (como colágeno) que se descompone gradualmente y el organismo lo absorbe. Estos tapones duran desde algunos días hasta meses en el ojo. Los tapones temporales suelen usarse para mantener la humedad del ojo después de una cirugía refractiva, como la LASIK. También se usan si el paciente quiere probar los tapones lagrimales para ver si lo ayudan a aliviar el ojo seco.

    Tapones semipermanentes

    Están hechos con plástico de uso médico de mayor duración (como silicona o acrílico). Estos tapones permanecen en el ojo durante varios años. Si es necesario, el oftalmólogo puede quitarlos.

    Otro tipo de tapón lagrimal semipermanente se coloca en una parte más profunda del conducto lagrimal, llamada canalículo. No se nota que una persona tiene colocados estos tapones en el ojo.

    ¿Cómo se colocan los tapones lagrimales?

    En primer lugar, el oftalmólogo le examinará el ojo para saber cuál es el tipo y tamaño de tapón que mejor se adapta a sus necesidades.

    El médico adormecerá el conducto lagrimal con anestesia. En algunos casos, es posible que no sea necesario usar anestesia. Es posible que sienta cierta presión a medida que se coloca el tapón lagrimal en el ojo.

    Una vez que el tapón está colocado, generalmente podrá reanudar sus actividades normales de inmediato.

    Posibles riesgos y efectos secundarios de los tapones lagrimales

    Al igual que con cualquier tratamiento o procedimiento, los tapones lagrimales tienen posibles riesgos y efectos secundarios.

    El efecto secundario más frecuente es la sensación de picazón o irritación en el borde del ojo. En muchas personas, esta sensación desaparece, o bien se acostumbran a ella.

    Otros efectos secundarios y riesgos son los siguientes:

    • Los tapones lagrimales pueden producir ojos llorosos, es decir, que se acumulen lágrimas en exceso. Es posible que deban quitarle los tapones o reemplazarlos por un tipo diferente para controlar mejor las lágrimas.
    • Los tapones podrían desplazarse o salirse del ojo, generalmente si se frota los ojos.
    • Los tapones que no están bien colocados podrían sobresalir del conducto lagrimal y generar fricción contra la superficie del ojo o el párpado.
    • A veces, los tapones lagrimales irritan el conducto lagrimal. Los tapones podrían provocar enrojecimiento e hinchazón (inflamación) en el conducto lagrimal. La inflamación constante podría dañar los conductos lagrimales o generar cicatrices en ellos.
    • Puede haber algún tipo de infección ocular, pero esto es poco frecuente. Algunas infecciones deberán tratarse con antibióticos. El oftalmólogo podría indicarle que hay que retirar los tapones.

    ¿Cuándo y cómo se retiran los tapones lagrimales?

    Los tapones lagrimales no provocan ningún problema en la mayoría de las personas. Sin embargo, puede haber efectos secundarios. Si le duele o le pica el ojo, o si cree que tiene una infección ocular, llame a su oftalmólogo de inmediato. Este podrían decidir quitarle los tapones.

    La forma en que se quitan los tapones depende del tipo de tapón. Para quitar los tapones de silicona, el oftalmólogo usará una pinza para extraer con cuidado el tapón del conducto lagrimal. Otra forma de quitar estos tapones es extraerlos con solución salina. Este método obliga al tapón a salir del conducto lagrimal por la nariz o por la garganta.

    Los tapones que están colocados más profundamente en el conducto lagrimal (en el canalículo) se quitan mediante cirugía.

    ¿Los tapones lagrimales son adecuados para usted?

    Si las lágrimas artificiales u otro tipo de gotas oculares no alivian el ojo seco, consulte a su oftalmólogo. Este podría recomendarle tapones lagrimales.