• Microbioma del ojo

    Read in English:
    Escrito por Reena Mukamal
    Mar. 04, 2019

    Sus ojos también tienen un microbioma

    Los microbiomas son comunidades de organismos que incluyen bacterias, hongos y virus que viven dentro de nuestros cuerpos. Algunos son nocivos y pueden producir infecciones, pero muchas partes de los microbiomas del organismo son indispensables para una buena salud. A veces, el microbioma activa el sistema inmune para eliminar bacterias peligrosas y evitar enfermedades.

    Además del bien conocido microbioma intestinal, la boca, la piel y los ojos tienen microbiomas individuales únicos específicos de cada uno de estos órganos. El microbioma ocular es un área relativamente nueva de investigación que ha comenzado a surgir y que podría llevar a nuevos enfoques de tratamiento y prevención de ciertas enfermedades y afecciones oculares.

    El microbioma ocular es una población relativamente pequeña

    La comunidad de microrganismos (la flora) del ojo se encuentra en la conjuntiva (el tejido que recubre la parte blanca del ojo) y la córnea. La flora que se encuentra en el párpado y en las pestañas se considera parte de la flora del microbioma de la piel. Comparado con otros microbiomas orgánicos, el microbioma de la superficie ocular tiene una escasa población. Si bien la piel es equivalente a el Los Angeles de los microbiomas, el ojo sería más como Wichita, Kansas, con cerca de apenas 1/100th como número de microrganismos residentes.

    Al comienzo los científicos creían que dentro del ojo había muchas más bacterias, pero ahora han confirmado que el núcleo del microbioma de la superficie ocular en la mayoría de las personas tiene apenas cuatro especies: Staphylococcus, Streptococcus, Propionibacterium y Corynebacterium. Esta población bacteriana es probablemente muy pequeña porque las lágrimas son, en parte, antimicrobianas. Las enzimas de las lágrimas descomponen las paredes de las células bacterianas e impiden su reproducción.

    Los desequilibrios en el microbioma podrían aumentar el riesgo de enfermedades oculares

    En otros microbiomas del organismo, los desequilibrios de las especies nativas de bacterias han demostrado afectar la salud y desencadenar enfermedades. En el intestino, algunas formas de colitis son producidas por Clostridium difficile (C. diff), que puede desarrollarse sin control cuando hay un desequilibrio de bacterias nativas saludables. Los investigadores proponen la hipótesis de que el bioma ocular podría influir igualmente en el riesgo de afecciones como la enfermedad de ojo seco y la endoftalmitis (una inflamación severa del ojo causada con frecuencia por infección después de una cirugía ocular).

    El microbioma ocular es también el hogar de virus nativos

    Además de las bacterias, es frecuente que en la superficie ocular sana se encuentren algunos virus, como el torque teno virus (TTV). El TTV se ha encontrado en muchos casos de endoftalmitis pero aún no se sabe a ciencia cierta cómo se introduce en el ojo para causar esta afección. Otros virus que forman parte de los microbiomas oculares saludables incluyen el Polyomavirus de Células Merkel (PCM) y el Virus del Papiloma Humano (VPH). Estos virus, que por lo general son indeseables, pueden servir de perros guardianes del microbioma ocular, y alertar al sistema inmune cuando aparezcan otros virus.

    ¿Qué investigación se está haciendo con el microbioma y cómo podrá influir en la salud ocular?

    En el futuro, los investigadores tienen programado investigar la potencial conexión entre el microbioma ocular y las afecciones oculares que dañan la superficie ocular. Éstas incluyen el ojo seco crónico y la blefaritis (bacterias y escamas grasosas en la base de las pestañas).

    Otras áreas de investigación futura incluyen:

    Ahora estamos apenas comenzando a entender cuál es la composición del microbioma ocular saludable. Queda aún mucho más por descubrir.