• Cómo el aislamiento a causa del COVID-19 cambió los ojos de los niños

    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por K David Epley, MD
    Aug. 18, 2021

    Algunos oftalmólogos de todo el país están notando un aumento en los problemas de visión de los niños, a medida que los norteamericanos salen de la pandemia de COVID-19.

    Cuando las escuelas cerraron y cambiaron a la enseñanza a distancia a principios del año 2020, muchos estudiantes jóvenes permanecieron al interior de sus casas y pasaron más tiempo que nunca mirando las pantallas de cerca. En una reciente encuesta para padres, el 70% de las madres y los padres declararon que sus hijos pasan al menos cuatro horas al día con dispositivos electrónicos.

    Muchos niños utilizan dispositivos las 24 horas del día, tanto para ir al colegio como para jugar. Esto, combinado con los exámenes de la visión retrasados durante la pandemia, ha creado muchos problemas en la visión de los niños.

    Éstos son algunos problemas comunes que los oftalmólogos informan a medida que los niños se ponen al día con sus citas clínicas con el pediatra y el oftalmólogo. Descubra a qué deben estar atentos los padres y cómo todos pueden ayudar a que los niños recuperen su visión.

    Aprendizaje a distancia y miopía

    Los oftalmólogos de algunos estados han sugerido un posible aumento en los nuevos casos de miopía. Es más, algunos niños que ya eran miopes ahora parecen experimentar un empeoramiento de la visión a un ritmo más rápido de lo esperado. China también reportó un posible aumento de casos de miopía después del COVID-19.

    Algunos estudios sugieren que los niños que pasan muchas horas realizando trabajos que requieren visión de cerca, como leer o escribir, pueden ser más propensos a tener miopía. Al mantener a los niños en casa, la pandemia también limitó un factor que se cree que reduce el riesgo de miopía: tiempo al aire libre.

    Los síntomas de la miopía incluyen entrecerrar los ojos, frotarse los ojos con frecuencia y quejarse de visión borrosa. Es importante estar atento a las señales porque los niños suelen adaptarse a los cambios en la visión y es posible que no se quejen.

    Es importante prevenir o evitar la progresión de la miopía porque esta afección puede provocar problemas oculares más graves en el futuro, como cataratas y glaucoma.

    El tiempo frente a la pantalla aumenta la fatiga visual, el ojo seco y los dolores de cabeza

    El ojo seco y los dolores de cabeza son efectos secundarios comunes consecuencia de mirar teléfonos, computadoras portátiles y tabletas durante largos períodos de tiempo. Cuando los niños y los adultos utilizan dispositivos digitales, tienden a reducir el parpadeo, evitando que la humedad lubrique la superficie de los ojos.

    Los síntomas de la fatiga ocular incluyen ojos cansados, adoloridos o secos.

    El ojo seco puede manifestarse con un parpadeo frecuente, irritación dentro y alrededor de los ojos, visión borrosa o incluso lagrimeo excesivo. Los dolores de cabeza causados ​​por la fatiga ocular tienden a sentirse en la parte frontal de la cabeza o alrededor de los ojos y, con mayor frecuencia, aparecen hacia el final del día. Algunos cambios en su rutina diaria pueden ayudar a aliviar la resequedad y el dolor en los ojos

    Muchos niños dejaron de utilizar gafas durante la pandemia de COVID-19

    Varios niños dejaron de utilizar gafas para ver de cerca o de lejos, durante la pandemia.

    A algunos niños se le rompieron sus gafas y no se reemplazaron. Otras familias intentaron ordenar en línea gafas de repuesto, pero no pudieron encontrar el aumento correcto. A veces, las gafas compradas en línea simplemente no se ajustaban bien.

    La primera infancia es el momento más crítico para el desarrollo de la visión de un niño. La visión borrosa puede evitar que el sistema visual se desarrolle correctamente, lo que lleva a problemas permanentes más adelante en la vida. Por eso es fundamental que los niños vuelvan a la normalidad con sus gafas.

    La pereza a seguir los tratamientos de ambliopía

    Algunos niños con ojo perezoso o ambliopía dejaron de utilizar sus parches para los ojos o gafas especiales durante la pandemia del COVID-19. A medida que avanzaba la pandemia, muchas familias dejaron de ir a las citas.

    Sin un seguimiento regular con un oftalmólogo, muchos de estos niños perdieron el progreso que habían logrado antes de la pandemia de COVID-19. Reanudar el tratamiento, incluyendo parches, gafas y citas regulares, es clave para tratar el ojo perezoso.

    Algunos ojos perdieron la alineación

    Los oftalmólogos han observado muchos problemas en los niños que tienen estrabismo u ojos desalineados. Los niños parecen tener menos control de los ojos que giran hacia adentro y/o hacia afuera, y los ojos desalineados se "desvían" de manera más visible. Los médicos no están exactamente seguros de la causa, pero creen que estos cambios podrían estar relacionados con la fatiga ocular y el tiempo prolongado que pasan los niños mirando las pantallas de cerca. Es probable que estos niños necesiten ajustes en la potencia del lente para adaptarse a la desalineación adicional que están experimentando.

    Recuperar la visión de los niños después de la pandemia

    El Dr. David Epley, oftalmólogo pediátrico, da prioridad a tres cosas cuando habla con los padres sobre cómo mejorar la salud ocular de los niños durante la pandemia:

    • Utilice pantallas más grandes y colóquelas lejos de los ojos de los niños. Un monitor colocado a un brazo de distancia de la cabeza, es mejor que un teléfono o tableta cerca de la cara. Evite el uso de dispositivos digitales mientras el niño esté acostado o reclinado, ya que esto puede causar dolor de cuello y espalda, y puede hacer que acerque demasiado la pantalla a sus ojos.

    • Siga la regla 20-20-20. Tome descansos cada 20 minutos, centrando la atención en cosas que se encuentren al menos a 20 pies de distancia (aproximadamente 4 metros) durante al menos 20 segundos.
    • Tome un tiempo al aire libre durante al menos una hora al día. El ejercicio les da a los ojos de los niños un descanso de los dispositivos digitales. Es una oportunidad para enfocarse en diferentes distancias y estar a la luz del sol.

    Un creciente cuerpo de investigación respalda el vínculo entre el tiempo que se pasa al aire libre y un menor riesgo de miopía.

    Según el Dr. Epley, “Puede ser una molestia vigilar el uso de las pantallas, así que utilice reglas y juegos para ayudar a los niños a dar un respiro a sus ojos”.

    "Haga que los niños se levanten y recorran un circuito de todas las habitaciones de la casa entre clases virtuales. O pídales que miren por la ventana, encuentren cinco objetos y los escriban. Considere realizar un seguimiento de estos descansos oculares con un gráfico o estableciendo un sistema de recompensas. Las alarmas y los temporizadores son excelentes herramientas para ayudar a las familias ocupadas, a mantenerse al día con estos descansos saludables".

    Otras estrategias para ayudar a prevenir problemas oculares incluyen:

    • Parpadear con frecuencia para mantener los ojos húmedos. Ponga una nota adhesiva en las pantallas digitales de los niños para recordarles que parpadeen.

    • Ajustar el brillo de la pantalla para que coincida con el nivel de luz en la habitación. Aumente el contraste de la pantalla para ayudar a reducir la fatiga ocular.
    • Limitar la luz azul en la noche, ya que puede dificultar el sueño de los niños. Apagar los dispositivos una hora antes de acostarse también puede ayudar.
    • Visitar a un oftalmólogo. La buena visión es clave para el desarrollo físico, el éxito en la escuela y el bienestar general de un niño. No omita los exámenes regulares de la visión. Si observa algún signo de deterioro o sospecha que su hijo tiene problemas de visión, consulte con un oftalmólogo de inmediato.