• Desde “Anteojos Para Leer” Hasta Incrustaciones Corneales: Tratamientos Para la Presbicia

    Escrito por Kierstan Boyd
    Revisado por Elizabeth Yeu MD
    Mar. 20, 2017

    Las personas mayores de 40 conocen muy bien el problema de visión tan común y frustrante. ¿Quisiera tener brazos más largos para poderlos estirar lo suficiente como para lograr leer? ¿Lucha por poder leer el rótulo de un frasco de medicamentos? Estos son algunos de los distintivos de la presbicia u “ojo que envejece”.

    La presbicia es algo que nos afecta a todos, eventualmente, después de los 40. Mientras somos jóvenes, los cristalinos al interior de nuestros ojos pueden cambiar fácilmente de forma para ayudarnos a enfocar la vista. Pero a medida que envejecemos, el cristalino se va engrosando y pierde flexibilidad, lo que dificulta la buena visión y la torna borrosa.

    Anteojos Para Leer: Una Solución Fácil

    Los anteojos para leer son la opción más fácil y más generalizada para manejar la presbicia. Según como sean nuestros ojos, podemos necesitar anteojos para leer con prescripción oftalmológica o anteojos bifocales para así poder hacer trabajos que requieran buena visión de cerca. Para quienes los anteojos de ver de lejos no son una necesidad, los anteojos “para leer” que se obtienen sin prescripción en supermercados y droguerías, así como en otros sitios, son relativamente económicos y fáciles de encontrar. Lo que hacen es simplemente ampliar la imagen, facilitando ver la letra pequeña o los objetos que tenemos muy cerca.

    En la mayoría de los casos, los anteojos para leer son muy efectivos para corregir la presbicia. No obstante, muchos se dan cuenta de que tiene que estar poniéndoselos y quitándoselos constantemente (o que con frecuencia los pierden) a lo largo del día, lo que es inconveniente y molesto. Además, si uno tiene otro error refractivo, como astigmatismo, el confiar únicamente en los anteojos para leer no va a darnos una visión tan clara como quisiéramos.

    Nueva Opción: Implantes Corneales

    Close-up photograph of brown eyePara quienes están cansados de recordar dónde dejaron los anteojos, hay nuevas opciones conocidas como incrustaciones corneales que están cambiando la forma de tratar la presbicia. Con el uso de un láser, un oftalmólogo crea un agujero minúsculo en la córnea e implanta allí estos dispositivos para afectar la forma en que la luz se enfoca en el ojo.

    Si bien estos adelantos en el tratamiento de la presbicia son emocionantes, los oftalmólogos advierten que es demasiado pronto para saber cómo pueden ser el comportamiento de estos implantes a largo plazo.


    “Las incrustaciones corneales de hecho parecen prometedoras, pero es muy temprano aún porque se han adoptado hace apenas poco tiempo”, sostiene la Dra. Elizabeth Yeu, oftalmóloga de Norfolk, Virginia. “Queremos ver cuán efectiva y duradera es la visión corregida con la incrustación a través del tiempo, y detectar cualesquiera otros problemas que puedan presentarse en el futuro”.

    El costo puede ser un factor adicional del grado de entusiasmo con el que se puedan aceptar las incrustaciones. Dado que se trata de un procedimiento electivo, es probable que las aseguradoras no cubran su costo.

    Sin embargo, hay algo que sí es seguro: para los adultos que no están contentos con su visión borrosa, el tratamiento del futuro para la presbicia nunca podrá llegar demasiado pronto.