• El Color de los Ojos: Éste es tan Único Como una Huella Digital

    Escrito por Kierstan Boyd
    Revisado por Devin A Harrison MD
    Dec. 29, 2017

    ¿Sabía usted que nadie en el mundo tiene el mismo color de ojos que usted? Si bien puede tener ojos azules al igual que su hermano, la forma como ese color se manifiesta en sus ojos es única y no la tiene nadie más que usted.

    El color del ojo humano depende de una multiplicidad de genes. Los científicos tienen una buena comprensión de un par de estos genes, que determinan los colores de ojos más comunes: cafés, azules y verdes. Pero aún están explorando cómo se desarrollan otros colores como el avellana, el azul grisáceo y otras combinaciones. A diferencia de la creencia popular, el color de sus ojos no resulta de una mezcla del color de los ojos de sus padres. Son muchos los genes que influyen de ambos padres en cuanto a cómo llegamos a tener el color de ojos que tenemos, y podríamos decir que el resultado es como un juego de suerte y azar.

    En el pasado, se creía que podía predecirse el color de los ojos de un hijo con base en el color de los ojos de los padres o abuelos. Se calculaba la probabilidad de un cierto color de ojos con base en la idea de que los ojos café son "dominantes" y los azules son "recesivos". Pero estamos comprendiendo que el color de los ojos no es tan fácil de predecir. Debido a que el paso de rasgos genéticos es algo muy complejo, es posible que dos padres de ojos azules tengan, por ejemplo, un hijo con ojos cafés.

    El color de los ojos depende dela cantidad y la distribución de un pigmento café llamado melanina, en el iris. Simplificándolo al máximo, los ojos cafés tienen más pigmento que los azules. Y hay muchísimos tonos de color de ojos entre unos y otros. Si bien usted y un miembro de su familia pueden tener el mismo color de ojos, la cantidad de melanina en su iris y la forma como está distribuida es única para cada persona.

    Casi todos los bebés nacen con ojos azules que pueden oscurecerse durante los primeros tres años de vida si se desarrolla la melanina. Si ambos padres tienen ojos cafés, lo más probable es que los hijos tengan también ojos cafés. El color de ojos más oscuro tiende a ser predominante por lo que, en la mayoría de los casos, el color café es más frecuente que el verde y el verde suele ser más frecuente que el azul. Pero esto no significa que un niño nacido de un padre con ojos cafés y otro con ojos azules siempre vaya a tener ojos cafés.

    A continuación incluimos algunos datos acerca del color de los ojos:

    Los ojos cafés

    Closeup of a brown eye

    Los ojos cafés son los más comunes en el mundo, con más de la mitad de todas las personas tienen los ojos cafés. A veces, los ojos cafés pueden verse negros.

    Los ojos azules

    Closeup of a blue eye

    Todas las personas con ojos azules tienen una característica genética específica que demuestra que comparten un ancestro común.

    Los ojos verdes

    Closeup of a green eye

    Los ojos verdes son los menos frecuentes, sólo cerca de un 2% de la población mundial tiene ojos verdes. Los ojos verdes no se deben solo a la cantidad de melanina en el ojo sino también a la forma como se dispersa la luz al reflejarse en el ojo. El efecto óptico de la dispersión de luz reflejada en la melanina en estos ojos hace que se vean verdes.

    Los ojos rosa o rojos

    Closeup of a red eye

    Quienes tienen una condición conocida como albinismo tienen muy poca melanina o no tienen melanina en absoluto en su piel, su pelo ni en su iris. Es frecuente que alguien con albinismo tenga ojos azules claros. En casos muy poco frecuentes, los iris son transparentes por una ausencia de melanina y los ojos de estas personas pueden verse color rosa o rojo porque los vasos sanguíneos son visibles.

    Un ojo de un color y otro de otro color

    Two differently colored eyes from heterochromia

    Esto ocurre porque la persona tiene iris de colores diferentes, algo que se conoce como heterocromia. Hay distintos tipos de heterocromia y es algo que puede estar presente al nacer o puede desarrollarse más tarde.