• Prevenir lesiones oculares en su lugar de trabajo

    Escrito por Shirley Dang
    Revisado por Anne Sumers MD
    Editado por Anni Delfaro
    Apr. 01, 2020

    El desgaste personal y el costo económico de las lesiones oculares en el trabajo, son alarmantes. Según informa la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos cerca de 20.000 lesiones oculares se producen en el sitio de trabajo cada año. Las lesiones en el trabajo suelen requerir uno o más días de trabajo perdidos para recuperación. De hecho, la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, por su sigla en inglés) informa que las lesiones oculares laborales tienen un costo estimado de $300 millones al año en pérdida de productividad, tratamiento médico y compensación laboral.

    Estas lesiones van desde simple fatiga ocular hasta trauma severo que puede causar daño permanente, pérdida de la visión y ceguera.

    Lo más importante que puede hacer para proteger su visión en el trabajo es usar siempre protección ocular adecuada. Esto puede evitar más del 90% de las lesiones oculares graves.

    La Dra. Anne Sumers, vocera clínica de la Academia Americana de Oftalmología, sostiene que, "Como una vez dijera Ben Franklin, 'una onza de prevención vale una libra de cura'. Cuesta poco esfuerzo protegerse de los riesgos laborales que pueden causar lesiones que lleven a la ceguera. Recomendamos con énfasis a nuestros empleados y trabajadores que no bajen la guardia cuando de protección ocular se trata".

    Conozca los peligros de su entorno laboralHombre soldando con adecuada protección ocular

    Use guardas adecuadas para las máquinas y pantallas para otros controles de ingeniería para proteger sus ojos de peligros como:

    • Fragmentos de metal o de vidrio que puedan salir volando;
    • Herramientas que se deslicen o no funcionen bien;
    • Partículas como astillas, residuos metálicos o astillas de vidrio;
    • Salpicaduras de sustancias químicas;
    • Cualquier combinación de éstos y otros riesgos.

    Elija la protección ocular adecuada

    Proteja sus ojos donde exista el menor riesgo de lesión ocular. Cualquiera que pase por esas áreas deberá también usar protección. Esto es especialmente cierto para soldadores que enfrentan alto riesgo de lesiones oculares laborales.
    La protección ocular que necesita depende de los riesgos que enfrente. Utilice:

    • Gafas protectoras con protección lateral (pantallas laterales) si trabaja alrededor de lugares donde puedan volar partículas, objetos o polvo;
    • Gafas protectoras si maneja sustancias químicas;
    • Gafas protectoras, máscaras o cascos especialmente diseñados si trabaja cerca de radiación peligrosa, como soldadura, láseres o fibra óptica.

    Toda la protección ocular de debe cumplir con las disposiciones OSHA para protección ocular y facial. OSHA también ofrece información sobre los tipos de lentes con filtro necesarios para trabajos específicos de soldadura y actividades de corte, y precauciones acerca del peligro de irritación de los ojos por los vapores de soldadura también. Su equipo también debe cumplir las normas de protección ocular establecidas por el Instituto Americano de Estándares Nacionales (ANSI, por su sigla en inglés).

    Aprenda a reconocer una lesión ocular en el trabajo

    Los trabajadores y empleados deberán saber cómo reconocer una lesión ocular y obtener ayuda inmediata. Demorar la atención médica puede resultar en pérdida permanente de visión o ceguera. Si usted o una persona que trabaje con usted se lesionan un ojo, siga estas importantes directrices de cuidado y tratamiento para las lesiones oculares. Lo mejor es ir de inmediato a la sala de urgencias, aunque la lesión ocular no parezca grave.

    Obtenga atención médica de inmediato si nota cualquiera de los siguientes signos en usted o en otra persona:

    • Es obvio que la persona tiene dolor y problemas para ver;
    • La persona tiene una cortada o un desgarro en el párpado;
    • Un ojo no se mueve tan bien como el otro;
    • Un ojo está más afuera que el otro;
    • La pupila del ojo no tiene tamaño o forma normales;
    • Hay sangre en la parte blanca del ojo;
    • La persona tiene algo en el ojo o bajo el párpado que no puede sacarse fácilmente.