• Implantes cosméticos de iris: Sus riesgos superan sus beneficios

    Mar. 13, 2017

    Los implantes cosméticos de iris tienen el riesgo de causar daño permanente del ojo y pérdida de visión

    Desde Van Morrison ("Brown Eyed Girl") a Elton John ("Blue Eyes") a Erykah Badu ("Green Eyes"), el color de los ojos les ha dado a muchos tema para componer canciones. Sin embargo, no todos están satisfechos con la forma como los define el color de sus ojos. Los lentes de contacto de colores son una forma popular, al menos temporal, de tener ojos cafés, azules, verdes, o de otro color. Hasta hace poco, resultaba imposible cambiar de forma permanente el color de los ojos, aunque ahora contamos con un procedimiento que hace algo más que simplemente cambiar el color; con frecuencia daña los ojos de forma permanente.

    El color de los ojos se determina por el iris, un anillo de fibras musculares ubicado detrás de la córnea transparente y frente al cristalino. Los implantes de iris se vendes por Internet como una forma segura de cambiar el color de los ojos, pero los estudios de quienes se han sometido a este procedimiento muestran que los implantes de iris pueden dañar gravemente los ojos y la visión. En un caso, una paciente perdió la mayoría de sus iris naturales en ambos ojos. Como resultado, quedó con una grave sensibilidad a la luz y perdió gran parte de su visión.

    "Algunas discusiones en línea sostienen que el procedimiento es seguro, y aseguran que 'la tecnología que utiliza es similar a la que se usa para el tratamiento de las cataratas'. Esto es tanto inexacto como engañoso", sostiene el oftalmólogo James Tsai, un vocero clínico de la Academia Americana de Oftalmología que ha publicado una investigación sobre las complicaciones médicas de los implantes de iris. "Advertimos claramente que la cirugía cosmética de implante de iris es algo a lo que nadie se debe someter".

    Ver También: Riesgos de Lentes de Contacto sin Prescripción Médica

    Qué es la cirugía de implante de iris

    Durante una cirugía de implante de iris, se pliega e inserta un iris artificial de silicona por una ranura que se ha cortado en la córnea. A continuación, se despliega el iris y se adapta para que cubra el iris natural. Se utiliza anestesia local.

    La cirugía de implante de iris se desarrolló para tratar a quienes tienen un iris que no se desarrolló normalmente (por ejemplo, en condiciones como la aniridia o el coloboma) o que no tienen un iris natural, lo que normalmente ocurre después de una lesión ocular traumática. Estos pacientes también corren riesgos con dicha cirugía, pero los beneficios de tener un iris pueden superar los riesgos. Las complicaciones parecen ser más comunes en quienes tienen iris naturales funcionales y, sin embargo, optan por someterse a los implantes por razones cosméticas.

    Lo que usted debe saber

    Los estudios muestran que las complicaciones graves del implante de iris pueden incluir:

    • Disminución de la visión o ceguera;
    • Elevación de la presión intraocular que puede llevar a glaucoma, una enfermedad que puede llevar potencialmente a la pérdida total de la visión;
    • Catarata (opacificación del cristalino que actúa como el lente natural del ojo);
    • Lesión de la córnea, el área externa, transparente, del ojo, que enfoca la luz y hace que la visión sea posible. Si la lesión es muy grave, podría ser necesario un trasplante de córnea;
    • Inflamación del iris o de las áreas que lo circundan, lo que produciría dolor, visión borrosa y lagrimación.

    Cuando se presentan complicaciones, es frecuente que haya que retirar los implantes mediante cirugía adicional, lo que tiene sus propios riesgos de producir daño al ojo. En un estudio, nueve de 14 pacientes necesitaron la extracción de sus implantes.

    Los implantes cosméticos de iris no han sido evaluados por ninguna entidad reguladora de los Estados Unidos ni han sido sometidos a pruebas de seguridad en estudios clínicos. No están aprobados por la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA). Actualmente, los norteamericanos que desean someterse a esta cirugía viajan a Panamá donde varios doctores la practican.

    La Academia American de Oftalmología, la Sociedad Americana de Glaucoma y la Asociación de Oftalmólogos Expertos en Lentes de Contacto desaconsejan enérgicamente a los consumidores someterse a este procedimiento debido al documentado potencial de daño a la visión normal.

    Quien esté interesado en cambiar su color de ojos – por cualquier razón – debe consultar a un oftalmólogo antes de someterse a cualquier procedimiento o antes de comprar lentes de contacto de color (que, por ley, requieren prescripción médica).