• Información de salud ocular para adultos de 40 a 65 años

    Escrito por
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Dec. 12, 2020

    Entre los 40 y los 65 años, nuestros ojos pueden sufrir cambios importantes.

    El cambio más común que la mayoría de la gente nota, es la necesidad de mantener los materiales de lectura más lejos de sus ojos. Conocida como presbicia, casi todas las personas experimentan esta hipermetropía cada vez mayor, que generalmente comienza entre los 30 y los 40 años. El cristalino del ojo (ubicado detrás de la pupila) se vuelve menos flexible con la edad, lo que dificulta leer y realizar otras tareas que requieren visión de cerca. Si la presbicia no se corrige, es posible que su visión se canse con facilidad y tenga dolores de cabeza.

    La mayoría de las personas necesitan anteojos para leer u otra estrategia de corrección para la visión, para aliviar la presbicia. Además, las personas a las que se les extraen las cataratas (generalmente un poco más tarde en la vida) pueden optar por tener lentes intraoculares (LIOs) para corregir la presbicia.

    Detecte de forma temprana los primeros signos de enfermedades oculares

    A los 65 años, uno de cada tres norteamericanos tendrá una enfermedad ocular que afectará su visión. Sin embargo, los primeros signos de estas enfermedades oculares pueden comenzar en la mediana edad, aunque es posible que no lo note de inmediato. Cuanto antes se detecten estas enfermedades y comience el tratamiento, mayores serán las posibilidades de conservar una buena visión.

    Es muy importante hacerse un examen oftalmológico de línea de base a los 40 años, incluso para las personas que no presentan síntomas o factores de riesgo conocidos de enfermedad ocular. Un examen completo buscará signos de:

    Las personas que son diabéticas o pre-diabéticas, deben someterse a exámenes oculares anuales y trabajar con sus médicos para controlar su peso, azúcar en sangre, presión arterial y colesterol.

    Su oftalmólogo recomendará exámenes de seguimiento basados ​​en su historial familiar y los resultados del examen de línea de base.