• La realidad sobre la cirugía del ojo perezoso

    Read in English:
    Escrito por Mark Simborg
    Apr. 12, 2017

    La cirugía para el ojo perezoso y el estrabismo son temas populares que, con frecuencia, se malinterpretan o se confunden.

    La ambliopía o el ojo perezoso, es la situación en la que un ojo tiene mala visión porque no funciona en coordinación con el cerebro. Se puede presentar en ambos ojos aunque, por lo general, afecta sólo un ojo. En ese caso, el cerebro prefiere el ojo con mejor visión. A veces esto hace que el ojo más débil (“el perezoso”) se desvíe hacia afuera, hacia adentro, hacia arriba o hacia abajo. Cuando un ojo se desvía, esta condición se conoce como estrabismo.

    La ambliopía se desarrolla generalmente en la niñez temprana y es la principal causa de pérdida de visión en los niños. Un examen de detección temprana, practicado por un pediatra, un médico de familia o un oftalmólogo es muy importante para detectar la ambliopía en los niños lo más temprano posible. Hay varias enfermedades oculares que pueden contribuir al desarrollo de la ambliopía.

    El tratamiento de la ambliopía debe empezar a la mayor brevedad, porque:

    • con el tiempo, el ojo ambliope, u ojo “perezoso” podría quedar permanentemente ciego;
    • se podría perder la percepción de profundidad (la visión en 3-D); y
    • si el otro ojo, el que ve mejor, presentara alguna enfermedad o lesión, el ojo ambliope, o “perezoso” no podría reemplazar esa pérdida de visión.

    La ambliopía y el estrabismo suelen confundirse. Cuando se piensa en el “ojo perezoso”, muchos creen que se trata del ojo desviado o de ojos mal alineados, lo que en realidad es estrabismo. El “ojo perezoso” es ambliopía — mala visión en uno o ambos ojos. Esta mala visión (ambliopía) puede llevar a lo que se conoce como ojos desviados (estrabismo). El estrabismo se conoce comúnmente como ojos bizcos u ojos a la deriva. Si, por alguna razón, uno de los ojos del niño tiene menos visión, el cerebro no utilizará ese ojo que, por falta de uso, se volverá perezoso. Eso es ambliopía — el ojo se vuelve perezoso por falta de uso. Si uno de los dos ojos mira hacia un lugar distinto que mira el otro ojo, eso es estrabismo.

    El ojo perezoso (ambliopía) no puede tratarse con cirugía. Sólo se puede tratar durante la niñez. Entre más pronto se detecte y se trate el resultado será mejor. De hecho, después de los 6 años, la tasa de éxito del tratamiento desciende verticalmente. Los anteojos y los parches son las formas más comunes de tratamiento para la ambliopía, es decir, para el ojo perezoso.

    La “cirugía para el ojo perezoso” no existe. Esto se debe a que el estrabismo (el hecho de que uno o ambos ojos se desvíen o se muevan a la deriva) suele confundirse con el ojo “perezoso”. Los ojos perezosos con ambliopía simplemente no ven bien. NO significa que se desvíen o se muevan a la deriva.

    El estrabismo o la mala alineación del ojo, SI PUEDE tratarse con cirugía de los músculos del ojo. Esta cirugía se puede realizar tanto en adultos como en niños. La cirugía de los músculos oculares puede mejorar no solo la apariencia cosmética de los ojos sino también su función visual.

    Cuando la mayoría pregunta acerca de la “cirugía para el ojo perezoso”, están preguntando realmente por la cirugía del estrabismo, o la cirugía que corrige la mala alineación de los ojos.

    Si se considera la cirugía de los músculos oculares, estos son algunos de los hechos que hay que tener en cuenta:

    • La cirugía funciona ya sea alargando o acortando los músculos oculares. Esto cambia la alineación de los ojos en relación de uno con otro.
    • Hay dos tipos principales de cirugía:
      • La retroposición es la técnica en la que un músculo ocular se desprende y luego se fija de nuevo a mayor distancia de la parte anterior del ojo para debilitarlo.
      • La resección es la eliminación de una porción del músculo para hacerlo más fuerte.
    • Se practican aproximadamente 1,2 millones cirugías de alineación ocular cada año, lo que coloca este procedimiento en el tercer lugar de las cirugías oculares más practicadas en Estados Unidos.
    • La cirugía de los músculos oculares tiene una alta tasa de éxito y son muy escasas las complicaciones graves.
    • Se trata de un procedimiento de un solo día que, por lo general, no requiere hospitalización.
    • Los niños pueden regresar al colegio después de unos pocos días de reposo. La mayoría de los adultos pueden regresar al trabajo en el término de una semana.
    • El dolor, las molestias, el enrojecimiento y la doble visión son los efectos secundarios más comunes de la cirugía de los músculos oculares y, generalmente, son síntomas transitorios.

    Ya sea que busque esta cirugía de “ojo perezoso” para usted o para uno de sus hijos, es esencial, como primer paso, analizar con su oftalmólogo sus metas y expectativas con esta cirugía.