• Seguridad ocular UV en invierno: previene la ceguera de la nieve y otras condiciones

    Escrito por
    Revisado por Odalys Mendoza MD
    Apr. 29, 2014

    Probablemente utiliza protección para los ojos y bloqueador solar en el verano. ¿Lo piensa también durante los meses de invierno? En cualquier época del año, la exposición al sol puede aumentar su riesgo de padecer afecciones como:

    Tomar demasiado sol puede aumentar el riesgo de padecer estas afecciones. Pero el daño a la superficie frontal del ojo que causa la ceguera de la nieve es único, porque puede ocurrir rápidamente. Puede prevenir todas estas afecciones simplemente utilizando gafas de sol y de protección.

    Una gran altura significa un mayor riesgo para los esquiadores y practicantes de snowboard

    En un estudio publicado en Archives of Dermatology, los investigadores entrevistaron a miles de esquiadores y practicantes de snowboard en áreas de esquí de gran altitud en el oeste de Norteamérica. ¿Los resultados? La mayoría de las personas solo tomaban precauciones ocasionalmente, como utilizar sombreros, protector solar y gafas protectoras. ¿Por qué es esto preocupante?

    Estos cuatro factores aumentan el riesgo de daño ocular en un esquiador:

    1. El sol que se refleja en la nieve puede ser severo.
    2. La radiación de los rayos UV puede ser alta en días nublados.
    3. La exposición a los rayos UV aumenta con la elevación.
    4. Las condiciones frías, secas y con mucho viento de las pistas, contribuyen a los síntomas de ceguera de la nieve.

    Man wearing sunglasses at ski resort

    Por supuesto, no solo los entusiastas de los deportes de invierno están en riesgo. Cualquiera que viva o trabaje en un clima nevado debe tomar precauciones y utilizar protección UV.

    Los síntomas de la ceguera de la nieve dan miedo

    La ceguera de la nieve es una forma de fotoqueratitis. Es una afección ocular dolorosa causada por la exposición a los rayos ultravioleta (UV) reflejados por el hielo y la nieve. El riesgo es especialmente alto a gran altura: el frío intenso y la sequedad pueden contribuir a esta afección.

    Al igual que ocurre con las quemaduras solares, es posible que no note la ceguera de la nieve hasta después de que se dañe los ojos. Los síntomas de la ceguera de la nieve pueden ser muy alarmantes y desagradables. Algunos síntomas de la ceguera de la nieve incluyen dolor, visión borrosa, hinchazón y ojos llorosos.

    Un conductor de trineos quedó ciego por la nieve durante la Carrera de Perros de Trineo Iditarod Trail

    Un caso famoso de ceguera de la nieve ocurrió durante el Iditarod de 2004. El corredor Doug Swingley se quitó las gafas de protección para echar un vistazo rápido al frente durante el frío y el viento extremos. En cuestión de minutos, su visión se volvió extremadamente borrosa. Swingley llamó al Dr. Griffith Steiner, un especialista en córnea con sede en Anchorage, para pedirle consejo. “Basándome en la gravedad de sus síntomas y el peligro de continuar, le advertí que no era seguro continuar”, dijo el Dr. Steiner. "Esta no fue una decisión fácil, ya que Doug fue cuatro veces campeón". El conductor de trineos abandonó la carrera para recibir tratamiento en Anchorage y sus ojos se recuperaron por completo.

    Swingley probablemente tuvo una lesión por congelación en las córneas, agravada por la baja humedad y la sequedad severa del viento frío. Una reciente corrección de la visión con láser, que puede hacer que los síntomas del ojo seco sean más probables, empeoró la situación.

    Bajo estas circunstancias, es difícil decir si Swingley pudo haber evitado la ceguera de la nieve. Pero para la mayoría de los entusiastas de las actividades al aire libre, un día seguro bajo el sol de invierno está casi asegurado con un buen par de gafas de sol o de esquí.

    Evitar la ceguera por la nieve es fácil dentro y fuera de las pistas

    No es necesario que experimente el dolor y el daño que causa la ceguera de la nieve. Durante siglos los humanos han encontrado formas inteligentes de protegerse a sí mismos. Con la tecnología actual es más fácil que nunca. Las gafas de sol de protección bloquean al menos el 99% de los rayos ultravioleta y protegen del viento seco y helado, y ayudan a prevenir la ceguera de la nieve. Cuando no está esquiando o practicando snowboard, las gafas de sol envolventes funcionan bien para bloquear el sol y el viento. Cuando está esquiando o practicando snowboard, las gafas con lentes de policarbonato también ofrecen protección contra el sol y las lesiones oculares. Por lo general, le brindarán una mejor visión lateral (periférica) que las gafas de sol envolventes. 

    La innovadora solución de los inuit para la ceguera de la nieve

    Incluso antes de las innovadoras gafas de hoy, la gente ha encontrado formas de mantenerse a salvo en los fríos y soleados días de invierno. Los Inuits de Alaska tallaron gafas de nieve con astas, huesos, cascos o madera para ayudar a prevenir la exposición a los rayos UV. Las gafas tenían una rendija estrecha que limitaba el brillo. Permitieron un campo de visión horizontal completo, pero bloquearon la luz que se refleja verticalmente en el hielo y la nieve.

    La Academia Americana de Oftalmología recomienda protección ocular en invierno

    Prevenga el daño ocular a largo plazo y la ceguera repentina por la nieve, siguiendo las recomendaciones de la Academia. Utilice gafas de sol o gafas protectoras que bloqueen los rayos UV cuando salga al aire libre en los días de invierno.