Some areas of AAO.org are temporarily unavailable. We apologize for the inconvenience and are working to restore access.

  • Diagnostica de la anisocoria

    Read in English:
    Revisado por Elena M Jimenez MD
    Jun. 28, 2013

    El propósito de un examen ocular de anisocoria es averiguar si la diferencia en el tamaño de las pupilas es simplemente una característica no perjudicial para los ojos o un síntoma de algún problema ocular más grave.

    Su oftalmólogo examinará las pupilas un recinto iluminado y en otro oscuro para ver cómo responden a la luz. Esto permite a su oftalmólogo determinar cuál de las pupilas reacciona de una manera anormal. Si la diferencia de tamaños es mayor cuando hay luz, la pupila más grande es anormal. Si la diferencia de tamaños es mayor en la oscuridad, la pupila más pequeña es anormal.

    Su oftalmólogo también realizará un examen con lámpara de hendidura. Con este microscopio especial, el médico puede examinar pequeñas secciones detalladas del ojo, haciendo más fácil la detección de anomalías.

    Muchos casos de la condición son de anisocoria fisiológica, y son simplemente el resultado de las diferencias normales de los ojos en las personas. Estos casos no están relacionados con problemas de salud.

    Si existen otros síntomas paralelamente con la anisocoria, su oftalmólogo llevará a cabo otras pruebas apropiadas para dichos síntomas. La anisocoria es un síntoma común de dos trastornos oculares, la parálisis del tercer nervio craneal (III par craneal) y el síndrome de Horner. Ambos son trastornos del sistema nervioso que pueden ocurrir cuando los nervios que viajan hacia el ojo son dañados por derrame cerebrovascular, un tumor o trauma. Otras causas incluyen:

    • Una infección viral
    • Sífilis
    • Daños causados por una cirugía
    • Síndrome de Adie (pupila tónica de Adie), una afección neurológica en la cuál un ojo no se dilata o no responde a la luz igual que el otro.

    Imagen: cortesía de Steven A. Newman, MD.