• ¿Qué es la arteritis de células gigantes?

    Escrito por
    Revisado por Ninel Z Gregori MD
    Jan. 24, 2022

    La arteritis de células gigantes (ACG) es una inflamación (hinchazón) de las arterias, que son los vasos sanguíneos que transportan la sangre hacia afuera del corazón. Cuando las arterias se hinchan, el flujo sanguíneo a través de estos vasos se reduce La ACG afecta las arterias del cuello, la parte superior del cuerpo y los brazos. También se la denomina arteritis craneal o temporal, porque afecta a la cabeza (cráneo).

    Como estos vasos sanguíneos también ayudan a nutrir los ojos, la disminución del flujo de sangre puede ocasionar la pérdida de visión repentina pero indolora. Esto se debe a la deficiencia de fluido de sangre en el nervio que conecta su ojo con el cerebro. A esta afección se la llama neuropatía óptica isquémica anterior (NOIA).

    ¿Quién está en riesgo de desarrollar ACG?

    La arteritis de células gigantes afecta generalmente a las personas mayores. No es común que se presente en personas menores de 50 años; es más frecuente que suceda alrededor de los 70 años. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de tener ACG.

    Las personas con ascendencia del norte de Europa, especialmente escandinava, tienen más probabilidades de desarrollar ACG. La ACG es infrecuente en asiáticos y afroamericanos.

    La polimialgia reumática (PMR) es un trastorno inflamatorio en el que se sufre dolor y rigidez en el hombro y, normalmente, en la cadera. Las personas con PMR también están en mayor riesgo de desarrollar ACG. La PMR también puede aparecer como consecuencia de infecciones graves y el uso de altas dosis de antibióticos.

    ¿Cuáles son los síntomas de la ACG?

    Los síntomas de la ACG pueden variar. Muchas personas tienen migrañas intensas y sensibilidad en el cuero cabelludo, especialmente alrededor de las sienes. La ACG puede afectarle la visión y causa una pérdida de visión súbita o una visión doble. La ceguera por ACG suele surgir primero en un ojo, pero puede ocurrir también en el otro si la afección no es tratada a tiempo. Es por eso que es extremadamente importante que un oftalmólogo lo examine inmediatamente ante cualquiera de estos síntomas.

    Otros síntomas pueden incluir:

    • síntomas similares a los de una gripe, como dolor de cabeza, cansancio extremo y fiebre
    • visión borrosa
    • visión doble
    • sensibilidad en el cuero cabelludo (dolor cuando se peina o se cepilla el cabello)
    • calambres en la mandíbula, especialmente cuando mastica
    • rigidez o dolor en el cuello, la cadera o los brazos
    • pérdida de peso sin explicación

    Diagnóstico

    Si tiene problemas en la visión, el oftalmólogo le hará un examen ocular completo. Le medirá la agudeza visual y la presión ocular. Su oftalmólogo también le realizará un examen de dilatación ocular en busca de indicios de daños en el nervio óptico o la retina. Además, el médico le examinará la cabeza. Al tocarle la cabeza, puede notar si el cuero cabelludo está sensible y si tiene una arteria sensible y gruesa en uno de los lados. La arteria afectada puede tener pulso débil o no tener pulso en absoluto.

    Su médico ordenará análisis de sangre. Si bien estos análisis no pueden confirmar que tenga ACG, pueden mostrar si hay alguna inflamación (hinchazón) en su cuerpo. Si los análisis de sangre son normales, probablemente no tenga arteritis de células gigantes. Si los análisis de sangre son anormales, deberá hacerse una biopsia de la arteria de la sien, para confirmar los hallazgos de los análisis de sangre. Si la arteria está inflamada, deberá someterse a un tratamiento con esteroides.

    Su médico puede pedirle que se someta a estudios de imagen, como una resonancia magnética, para evaluar las arterias. También puede tener que hacer una prueba de campo visual para determinar si ha perdido parte de su visión periférica.

    ¿Cómo se trata la ACG?

    Es probable que el médico le recete tabletas de esteroides. Puede que el médico no espere a confirmar que tiene ACG para darle las tabletas de esteroides. Es importante tratar la arteritis de células gigantes tan pronto como sea posible, para evitar la pérdida de visión. Muchas personas se sienten mejor justo después de comenzar el tratamiento, pero el tratamiento puede durar hasta dos años.

    Si ha perdido la visión a causa de la ACG, es probable que la visión se estabilice una vez que comience a tomar esteroides. Sin embargo, cualquier pérdida de visión que ya haya sufrido probablemente sea permanente. En estos casos, aprender a aprovechar al máximo la visión que le queda lo ayudará a seguir siendo independiente.

    Los medicamentos con esteriodes pueden causar efectos secundarios, de manera que usted debe ser cuidadosamente evaluado por su doctor si los consume.

    Existe también otro medicamento (tocilizumab) ya aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) para tratar ACG. Esta droga se aplica con inyección en la oficina del doctor o en su propia casa. El tocilizumab puede no ser el medicamento adecuado para personas con ciertas infecciones o enfermedades. Hable con su doctor para evaluar si usted es un buen candidato para esta droga.