• Síntomas de baja visión

    Read in English:

    Quienes tienen baja visión pueden no ver bien para realizar las actividades más sencillas de todos los días aún con el uso de anteojoslentes de contacto comunes, con medicina o cirugía.

    Para ellos es difícil:

    • Leer
    • Usar una computadora o una tableta
    • Escribir
    • Ver televisión
    • Reconocer caras
    • Ver interruptores, diales u otros controles mecánicos
    • Ver el tablero en el salón de clase
    • Ir de compras
    • Conducir automóvil

    Patrones de visión y pérdida de visión

    Visión central

    Esta es la visión detallada que utilizamos cuando miramos directamente a algo. Las condiciones que dañan la mácula (el centro de la retina), como la degeneración macular (DM) pueden afectar la visión central. 

    Visión Periférica

    Esta es la visión menos detallada que utilizamos para ver hacia los lados, fuera del área que estamos mirando directamente. El glaucoma o la retinitis pigmentosa suelen afectar primero la visión periférica.

    La retinopatía diabética, los accidentes cerebrovasculares y las limitaciones visuales cerebrales/corticales pueden afectar la visión periférica y central en cualquiera de los ojos.

    Sensibilidad de contraste

    Esta es la capacidad de diferenciar objetos o tonos similares como la leche en una taza blanca o distinguir rasgos faciales. La mayoría de los problemas visuales pueden reducir la sensibilidad de contraste.

    Percepción de profundidad

    Esta es la capacidad de juzgar la posición de los objetos en el espacio que nos rodea. La pérdida de visión en un ojo o un daño cerebral pueden afectar la percepción de profundidad como calcular la altura de un escalón o alcanzar una taza.

    Las visiones fantasma del síndrome de Charles Bonnet

    Cerca de 20 a 30 por ciento de las personas con pérdida de visión, ven imágenes que parecen reales pero que saben que no lo son. Es lo que se llama el síndrome de Charles Bonnet (SCB). Esta es apenas una parte de la pérdida de visión para algunas personas. Es similar a lo que ocurre a aquellos que han perdido un miembro y aún sienten dolor fantasma y no se trata de un signo de problemas de salud mental.