• Cataratas pediátricas

    Read in English:
    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por Stephen N Lipsky MD
    Editado por David Turbert
    Jan. 27, 2018

    Muchos creen que las cataratas sólo se presentan en personas mayores. También los niños pueden tener cataratas. Éstas se conocen como cataratas pediátricas.

    A cualquier edad, las cataratas son una opacificación del cristalino. El cristalino del ojo debe estar transparente para enfocar en la retina las imágenes que ve, lo que a su vez envías las imágenes al cerebro. Una catarata puede evitar que la luz llegue a la retina. También puede hacer que los rayos de luz se dispersen al pasar a través de la opacificación. Esto distorsiona la imagen y puede causar visión borrosa o ceguera.

    En los adultos, las cataratas se presentan después del desarrollo de los ojos y de la visión. La mayoría de los adultos puede tener buena visión una vez que se les hayan extraído las cataratas. Los ojos de los niños están aún en desarrollo hasta los 8 o 10 años. Por eso, las cataratas no tratadas ´pueden tener graves efectos en la visión a largo plazo.

    Los tipos y causas de las cataratas infantiles pueden variar

    Traumatic cataract caused by injury to a child's eye.

    Una catarata traumática en el ojo de un niño. La lesión dañó también el iris.
    • Las cataratas en un no pueden ser congénitas (presentes al nacer) o adquiridas (se desarrollan después del nacimiento).
    • Las cataratas pueden presentarse en uno o ambos ojos. Cuando afectan ambos ojos, un ojo puede estar peor que el otro.
    • Las cataratas pueden aparecer en distintas partes del cristalino y varían de tamaño desde puntos mínimos hasta opacificaciones densas.
    • Los trastornos genéticos y metabólicos, como la diabetes, y las lesiones oculares pueden también ser causa de cataratas.

    A veces no se conoce la causa de las cataratas en un niño.

    Detección temprana y pronto tratamiento

    Los ojos y el cerebro del niño aún están aprendiendo a ver. Es por esto que la distorsión puede llevar a un ojo perezoso en los niños. De no tratarse, las cataratas pueden dar lugar a conexiones entre el cerebro y el ojo que no son normales. Una vez que estas conexiones estén hechas, no cambian. Es por esto que es de suma importancia detectar y tratar de forma temprana las cataratas infantiles.

    Los exámenes de los médicos determinan que la mayoría de las cataratas en los bebés están ya presentes antes de que abandonen el hospital. Los pediatras encuentran muchas otras cataratas al hacer exámenes para determinar la buena salud del bebé. A veces los padres encuentran algunas. Las cataratas suelen aparecer en exámenes como un reflejo rojo faltante o irregular.

    A diferencia de las cataratas congénitas, las cataratas adquiridas se desarrollan a veces después del nacimiento. Casi siempre los pediatras las diagnostican en un tamizaje de visión o después de una lesión ocular.

    El tratamiento requiere una estrategia a largo plazo

    Pediatric cataract in the eye of a child born with aniridia (missing iris).
    Catarata pediátrica en el ojo de un niño que nació con aniridia (iris faltante).

    El tratamiento depende del tipo y severidad de las cataratas. Sin embargo, la mayoría de los niños requieren cirugía para extraerlas. A diferencia de los adultos, cuyos ojos ya han alcanzado su tamaño definitivo, los niños necesitan instrumentos y técnicas quirúrgicas especiales. Cuando las cataratas son extraídas por cirujanos experimentados, el procedimiento es por lo general seguro.

    Los riesgos más comunes de cirugía de cataratas incluyen:

    En la mayoría de los niños, la cirugía es sólo el primer paso para arreglar los ojos. Se requiere tratamiento continuo para reparar las conexiones ojo - cerebro. Esto implica enseñar a los ojos a enfocarse adecuadamente.

    Después de la cirugía, los niños suelen requerir alguna combinación de:

    Si el niño tiene un ojo perezoso es posible que necesite utilizar un parche. Se cubre el ojo dominante para estimular la visión en el ojo más débil.

    Los niños que reciben tratamiento y seguimiento oportunos tienen un mejor pronóstico. Es posible que su hijo requiera años de rehabilitación para lograr resultados exitosos.