• ¿Cómo se diagnostica el síndrome de Sjögren?

    Escrito por
    Revisado por Stephen N Lipsky MD
    Jun. 19, 2019

    Su oftalmólogo puede ordenar algunas pruebas para confirmar la presencia del síndrome de Sjögren. Una de ellas se conoce como la prueba de Schirmer. Esta prueba requiere colocar una pequeña tira de papel bajo el párpado inferior para medir la cantidad de lágrimas que su ojo produce durante un período de aproximadamente cinco minutos.

    Puede utilizarse una prueba de coloración para teñir las lágrimas. Esto le permite al médico ver con un microscopio la rapidez con la cual se secan sus lágrimas. También puede ayudar a su oftalmólogo a ver qué tanto se ha afectado su córnea u otras partes del ojo, debido al resecamiento.

    Es posible que su oftalmólogo examine las pequeñas glándulas de sus párpados. Estas glándulas, conocidas como glándulas de Meibomio, producen aceite para las lágrimas a fin de evitar que se sequen demasiado rápido. Si estas glándulas están inflamadas o tapadas, es posible que sus lágrimas no tengan la cantidad o la calidad necesaria de aceite. Esta es una de las causas del ojo seco.

    Se pueden realizar otros tipos de pruebas para que su médico confirme el síndrome de Sjögren. Por ejemplo, puede medir la cantidad de salíva que tiene en su boca. Su médico puede también ordenar exámenes de sangre. Esto ayuda a comprobar la presencia de ciertas proteínas conocidas como anticuerpos y otros marcadores sanguíneos que generalmente se encuentran en personas que presentan el síndrome de Sjögren.

    De ser necesario, su oftalmólogo puede remitirlo a un reumatólogo, un médico especializado en enfermedades autoinmunes. El reumatólogo puede revisar los exámenes de sangre y ayudar con el tratamiento.