• Glaucoma de ángulo cerrado crónico: causas, riesgo y diagnóstico

    Escrito por
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Oct. 21, 2019

    Los médicos no saben con certeza qué causa el glaucoma de ángulo cerrado crónico. Creen que puede deberse a muchas causas, entre ellas:

    • un cristalino demasiado grande (que impide que el líquido fluya normalmente por la pupila)
    • un iris que es más grueso de lo normal
    • un iris con un reborde que bloquea el líquido (lo que se llama “iris en meseta”)

    Uno o más de estos factores pueden hacer que gradualmente se cierre el ángulo de drenaje, provocando un aumento de la presión dentro del ojo.

    ¿Quién tiene riesgo de desarrollar glaucoma crónico de ángulo cerrado?

    Algunas personas corren un riesgo más alto de lo normal de presentar cierre del ángulo. Entre estas se incluyen personas que:

    • son mayores de 50 años
    • tienen familiares con glaucoma de ángulo cerrado
    • son de origen asiático o esquimal
    • son del sexo femenino
    • son hipermétropes (ven mal de cerca)
    • tienen los ojos inusualmente pequeños
    • o un cristalino grande dentro del ojo

    Hable con un oftalmólogo acerca de su riesgo de contraer glaucoma. Las personas que tienen más de una de estas características corren un riesgo aún mayor de glaucoma de ángulo cerrado.

    ¿Cómo se diagnostica el glaucoma de ángulo cerrado crónico?

    La única manera segura de diagnosticar el glaucoma de ángulo cerrado crónico es con un examen ocular completo. Una prueba de glaucoma que solo verifique la presión en el ojo no es suficiente para detectar el glaucoma de ángulo cerrado.

    Durante la evaluación de glaucoma, el oftalmólogo hará lo siguiente:

    • medirá la presión ocular
    • examinará el ángulo de drenaje del ojo (esto se llama gonioscopía)
    • examinará el nervio óptico para ver si hay daños
    • hará una prueba de visión periférica (lateral)
    • tomará una imagen o hará una medición por computadora del nervio óptico