• Linfoma ocular: diagnóstico y tratamiento

    Escrito por
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    Aug. 07, 2019

    Su oftalmólogo le preguntará acerca de sus síntomas y examinará su visión y sus movimientos oculares. El médico usará un oftalmoscopio, un instrumento con una luz y una pequeña lupa, para poder ver bien el interior del ojo.

    Es posible que se realicen ciertos estudios por imágenes. Estos le ayudan al oftalmólogo a ver el tumor y también a determinar si el cáncer se ha diseminado.

    Por lo general se necesita una biopsia. Para ello se le extrae una muestra de tejido o células a fin de analizarlas con un microscopio y realizar pruebas. Para una biopsia, un oftalmólogo habitualmente realiza un procedimiento denominado vitrectomía. Inserta instrumentos muy pequeños en el ojo y toma muestras de la sustancia gelatinosa llamada vítreo.

    ¿Cómo se trata el linfoma ocular?

    El linfoma ocular se trata usualmente con quimioterapia y radioterapia externa (o en ocasiones, una combinación de ambas).

    La quimioterapia consiste en recibir medicamentos para matar las células cancerosas. Se puede administrar directamente en el ojo, a través de una vena, o directamente en el líquido de la columna vertebral.

    En la radioterapia se utilizan rayos de muy alta energía para reducir el tamaño de los tumores y matar las células cancerosas. La radiación puede estar dirigida solamente al ojo afectado o a ambos ojos, según dónde se encuentra el cáncer.

    La radioterapia también puede ser dirigida al cerebro y a la médula espinal. Esto puede ayudar a prevenir que el cáncer se disemine allí o a destruir las células cancerosas ocultas.

    Si tiene preguntas acerca del linfoma ocular, no dude en hacerlas. Su oftalmólogo está comprometido con la protección de su vista.