• ¿Qué son las membranas neovasculares coroideas?

    Escrito por
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    Dec. 09, 2021

    En el ojo, una retina sana e intacta es clave para una visión clara.

    Las membranas neovasculares coroideas (MNVC) son vasos sanguíneos nuevos y dañinos que crecen debajo de la retina. Estos vasos sanguíneos crecen en un área llamada coroides. Atraviesan la barrera entre la coroides y la retina. Cuando se filtran o sangran en la retina, producen pérdida de la visión.

    Las MNVC se asocian con muchas enfermedades oculares graves, de las cuales las más común es la degeneración macular húmeda relacionada con la edad. Las MNVC también se observan en pacientes con histoplasmosislesión ocular y degeneración macular miópica.

    Síntomas de membranas neovasculares coroideas

    Si tiene las membranas neovasculares coroideas (MNVC), es posible que presente pérdida de la visión en forma indolora. Posiblemente note manchas oscuras en la visión, especialmente en la visión central. Su visión puede estar distorsionada, por lo que las líneas rectas se ven dobladas, torcidas o irregulares.

    Otros síntomas pueden incluir los siguientes:

    • los objetos parecen tener diferentes tamaños al mirarlos por cada ojo
    • los colores pierden su intensidad o no se ven iguales al mirarlos por cada ojo
    • aparecen destellos de luz o luces que titilan en la visión central.

    ¿Quién está en riesgo de desarrollar membranas neovasculares coroideas?

    Las MNVC se encuentran más comúnmente en personas de 50 años de edad o mayores. El riesgo aumenta con la edad. Esto es porque la degeneración macular húmeda relacionada con la edad es responsable en la mayoría de los pacientes con MNVC.

    Las personas con factores de riesgo para diferentes enfermedades oculares o que tienen una lesión ocular pueden desarrollar MNVC a menor edad.

    Diagnóstico de membranas neovasculares coroideas

    Para diagnosticar las membranas neovasculares coroideas (MNVC), su oftalmólogo le tomará fotografías especiales del ojo. Le tomará estas imágenes mediante angiografía con fluoresceína (AF) y tomografía de coherencia óptica (OCT).

    Durante la AF, se le inyecta un contraste con fluoresceína en una vena del brazo. El contraste viaja por todo el cuerpo, incluso a los ojos. La AF captura imágenes de los vasos sanguíneos retinianos a medida que el contraste pasa por ellos. El contraste resalta las áreas anormales, lo que le muestra al médico si tiene MNVC.

    La OCT crea una imagen de corte transversal de la retina. Esta imagen le ayuda al oftalmólogo a detectar vasos sanguíneos anormales.

    Tratamiento de membranas neovasculares coroideas

    El tratamiento de las MNVC puede variar según la enfermedad subyacente. El tratamiento incluye fármacos anti-FCEV, tratamiento con láser térmico o terapia fotodinámica (TFD). Según cómo progrese su enfermedad, usted podría recibir uno o más de estos tratamientos.

    Tratamiento anti-FCEV. Una forma habitual de tratar las MNVC es con fármacos anti-FCEV. Estos fármacos actúan en una sustancia química del cuerpo que causa el crecimiento de vasos sanguíneos anormales debajo de la retina. Esa sustancia química se llama factor de crecimiento endotelial vascular, o FCEV. Varios fármacos anti-FCEV pueden bloquear el FCEV que causa problemas en el ojo. Bloquear el FCEV disminuye el crecimiento de las MNVC, desacelera su filtración, ayuda a retrasar la pérdida de la visión y, en algunos casos, mejora la visión.

    Su oftalmólogo le administra el fármaco anti- FCEV directamente en el ojo en un procedimiento ambulatorio. Antes de la inyección, su oftalmólogo le limpiará y adormecerá el ojo. En el transcurso de muchos meses, puede recibir varias inyecciones de anti-FCEV. Suele ser necesario repetir el tratamiento de anti-FCEV para no perder el efecto.

    Terapia fotodinámica (TFD). La TFD utiliza un medicamento activado por la luz llamado fotosensibilizador junto a un láser de baja potencia, o láser frío, para identificar las MNVC. Su oftalmólogo realiza este procedimiento en forma ambulatoria, generalmente en el consultorio. El fármaco fotosensible se inyecta en una vena del brazo. Se desplaza por el cuerpo y a los vasos sanguíneos anormales. El láser actúa directamente en los vasos anormales, activando así el fármaco. Esto causa daño, específicamente, en los vasos sanguíneos no deseados. Usted debe protegerse contra la luz solar durante varios días después de la TFD. Esto se debe a que el medicamento también estará presente en su piel.

    Después de la TFD, es posible que los vasos sanguíneos anormales vuelvan a abrirse, por lo que podría necesitar múltiples tratamientos.

    El tratamiento de las MNVC puede ayudar a estabilizar su visión y evitar que continúe la pérdida de la visión. Sin embargo, para muchos pacientes no es posible recuperar la vista perdida. En tales casos, es importante saber cómo aprovechar al máximo lo que resta de su visión.

    Tratamiento con láser térmico. Otra forma de tratar las MNVC es con tratamiento con láser térmico En general, el tratamiento con láser es ambulatorio. Se lleva a cabo en el consultorio del médico o en el hospital.

    El haz de láser de este procedimiento es un haz de luz de energía alta focalizada. Produce una quemadura pequeña cuando impacta la zona de tratamiento de la retina. Esto destruye los vasos sanguíneos anormales, lo que impide que continúe la filtración de líquido, el sangrado y el crecimiento.