• Visión de cerca: diagnóstico y tratamiento de la miopía

    Escrito por David Turbert
    Revisado por Brenda Pagan-Duran MD
    Mar. 05, 2019

    Su médico podrá diagnosticar la miopía como parte de un examen oftalmológico completo. Podrá utilizar pruebas de visión estándar y pedirle que lea las letras que aparecen en una cartilla colgada en una pared al fondo del consultorio.

    Su médico utilizará algunos dispositivos de examen para determinar qué está causando la miopía.

    • Con un retinoscopio, alumbra sus ojos con una luz brillante que se refleja desde su retina. El retinoscopio puede mostrar si la persona es miope o si tiene mejor visión a distancia.
    • Un foróptero mide la cantidad de error refractivo que se tiene. Ayuda también a determinar la prescripción adecuada para corregir su visión.

    Visión de cerca: tratamiento de la miopía

    No hay un método que sea el mejor para corregir la miopía. La corrección más adecuada para usted dependerá de sus ojos y de su estilo de vida. Explíquele su estilo de vida al oftalmólogo. Entre los dos podrán decidir cuál puede ser la corrección más efectiva para usted.

    Anteojos y lentes de contacto

    Los anteojos o los lentes de contacto son los métodos más frecuentes para corregir los síntomas de la miopía. Funcionan al reenfocar los rayos de luz sobre la retina, compensando así el defecto producido por la forma de su ojo. También los anteojos pueden ayudar a proteger sus ojos de los nocivos rayos de luz ultravioleta (UV). Se dispone de un recubrimiento especial para los lentes que filtran los rayos UV.

    Cirugía refractiva

    En muchos casos, suele preferirse el LASIK u otra forma de cirugía refractiva para corregir la miopía. Estos procedimientos quirúrgicos mejoran la visión al reformar la córnea. Este procedimiento hace que la luz se enfoque debidamente sobre la retina.

    Las cirugías refractivas para la miopía incluyen:

    • LASIK,
    • Epi-LASIK,
    • PRK,
    • SMILE, y
    • Cambio del cristalino por un lente refractivo.

    Ortoqueratología

    Es posible que haya oído hablar de un procedimiento llamado ortoqueratología para tratar la miopía. Usa una serie de lentes de contacto duros para aplanar gradualmente la córnea y reducir así la miopía. Requiere dormir todas las noches con lentes de contacto duros. Esto se ha asociado con un elevado riesgo de graves infecciones oculares que ponen en riesgo la visión. La mejoría de la visión es transitoria. Cuando se dejan de utilizar los lentes de contacto duros, la córnea recupera su forma original y regresa la miopía.

    Bajas dosis de atropina

    La atropina a dosis bajas (al 0,01%) ha surgido como abordaje efectivo para retardar la progresión de la miopía en niños y adolescentes. Se utiliza diariamente y los estudios recientes parecen prometedores. Además, parece ser más segura debido a que evita las complicaciones de la ortoqueratología. La dosis baja de atropina ha sido adoptada por muchos oftalmólogos pediatras en los últimos años.

    No hay evidencia científica que sugiera que los ejercicios oculares, las vitaminas o las píldoras puedan evitar o curar la miopía.