• Diagnóstico y tratamiento de la pingüécula y el pterigio

    Escrito por Kierstan Boyd
    Revisado por Stephen N Lipsky MD
    Feb. 24, 2019

    En muchos casos, no es necesario tratar ni la pingüécula ni el pterigión. Sin embargo, si tiene malestar en los ojos o la visión afectada, puede necesitar tratamiento.

    Tratamiento de la pingüécula

    Las gotas para lubricar los ojos pueden ayudar a aliviarle la irritación del ojo seco por la pingüécula. También ayudan a aliviar la sensación molesta de tener algo en el ojo. Si la pingüécula causa enrojecimiento e inflamación del ojo, el doctor puede recetarle gotas oculares con esteroides.

    Por lo general, las gotas para los ojos pueden aliviar cualquier molestia de la pinguécula, y la cirugía generalmente no se recomienda ni es necesaria.

    Tratamiento de pterigión

    Su oftalmólogo puede tratar el malestar, el enrojecimiento o la hinchazón de un pterigión con gotas para los ojos con lubricante o esteroides.

    Si el pterigión crece a un tamaño suficientemente grande como para causar problemas, el oftalmólogo probablemente le recomiende someterse a una cirugía para extirparlo. Una vez que el pterigión es extirpado, el cirujano puede trasplantar un trozo delgado de tejido normal en la zona afectada. Esta técnica ayuda a disminuir las probabilidades de que vuelva a crecerle un pterigión.

    La mejor manera de impedir que le vuelvan a salir la pingüécula y el pterigión es evitando la sequedad, la luz solar y el polvo.