• Pseudoexfoliación: diagnostica y tratamiento

    Escrito por Daniel Porter
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Apr. 11, 2019

    Generalmente, un oftalmólogo puede encontrar signos de PEX durante un examen ocular completo. Los exámenes pueden incluir lo siguiente:

    • Examen con lámpara de hendidura. Su oftalmólogo utiliza la luz brillante y el microscopio de la lámpara de hendidura para buscar pequeñas escamas de material de pseudoexfoliación en la parte anterior del ojo (en el iris y el cristalino).
    • Gonioscopia. Un lente de gonioscopia es un dispositivo pequeño que ayuda a su médico a ver el ángulo de drenaje. El médico puede comprobar si el ángulo de drenaje está bloqueado.
    • Medida de la presión intraocular (PIO). Se puede usar un dispositivo llamado tonómetro para verificar su PIO. Si la presión es demasiado alta, es posible que se necesite un tratamiento para prevenir el daño al nervio óptico y la pérdida de visión.
    • Dilatación. Su médico puede usar gotas oculares para dilatarle (ampliar) las pupilas. Esto le da al médico una mejor visualización de la retina y del nervio óptico en la parte posterior del ojo.

    ¿Cómo se trata el PEX?

    Si usted tiene PEX, no necesita tratamiento a menos que presente glaucoma. Es necesario que consulte a su oftalmólogo al menos una vez al año debido a este riesgo de padecer glaucoma. Dependiendo del nivel de riesgo que usted tenga, su oftalmólogo podría querer verlo con más frecuencia.

    En los exámenes de seguimiento, su oftalmólogo buscará signos de glaucoma. Es importante que vaya a todos los exámenes que se programen para usted. Si su médico detecta el glaucoma a tiempo, usted puede salvar su visión.

    ¿Cómo se trata el glaucoma pseudoexfoliativo?

    Como la mayoría de los glaucomas, el glaucoma pseudoexfoliativo se trata disminuyendo la presión intraocular. Esto ayuda a prevenir el daño al nervio óptico. El tratamiento puede consistir en lo siguiente:

    • Medicamentos en gotas oftálmicas (gotas para los ojos). Algunas gotas oftálmicas reducen la cantidad de líquido que se produce en el ojo y otras ayudan a que fluya mejor fuera del ojo.
    • Cirugía con rayo láser. El tratamiento con láser del ángulo de drenaje ayuda a drenar más líquido del ojo.
    • Cirugía en un quirófano. Algunas cirugías para el glaucoma se realizan en un quirófano. En éstas, se crea un nuevo orificio de drenaje para que el líquido pueda salir del ojo.