• ¿Qué es la toxoplasmosis?

    Read in English:
    Escrito por Daniel Porter
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    May. 10, 2018

    La toxoplasmosis es una enfermedad que se puede adquirir a partir de una infección con un parásito. El parásito se llama Toxoplasma gondii (T. gondii). La mayoría de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas y no necesitan recibir tratamiento. Pero la toxoplasmosis puede causar problemas de salud graves en aquellas personas con un sistema inmunitario debilitado y en bebés que hayan contraído la enfermedad de sus madres.

    ¿Qué causa la toxoplasmosis?

    La toxoplasmosis es causada por la infección con un parásito llamado T. gondii. Se divide en dos tipos: adquirida y congénita.

    Toxoplasmosis adquirida

    Usted no puede contraer toxoplasmosis de un adulto o niño que ya está infectado. Es necesario ingerir el parásito (que entre en su cuerpo) para infectarse. Esto puede suceder de las siguientes maneras:

    • Comiendo alimentos contaminados o tomando agua contaminada. Usted se puede infectar con T. gondii al comer carne cruda o mal cocida que contenga el parásito. El agua potable, las frutas y verduras que no se hayan lavado, y los productos lácteos crudos o no pasteurizados también pueden estar contaminados con T. gondii.
    • Haciendo jardinería. Usted puede ingerir el parásito al hacer jardinería donde existan heces de gato contaminadas.
    • Al limpiar la caja de arena del gato sin lavarse las manos después. El parásito puede ingresar en su cuerpo al tocarse la boca después de limpiar la caja de desechos del gato que contenga heces infectadas.
    • Contaminación cruzada con cuchillos/tablas de cortar sin lavar. Se puede ingerir el parásito después de preparar alimentos con cuchillos o tablas de cortar sin lavar que hayan estado en contacto con carne cruda.
    • Transfusión sanguínea o trasplante de órgano. En raras ocasiones, se puede infectar con T. gondii de un órgano trasplantado o una transfusión de sangre.

    Toxoplasmosis congénita

    Esto sucede cuando la toxoplasmosis se transmite de una madre infectada a su bebé durante el embarazo. Si la madre contrae toxoplasmosis justo antes o durante el embarazo, se lo puede transmitir a su bebé.