• ¿Qué es un hemangioma?

    Read in English:
    Escrito por
    Revisado por Stephen N Lipsky MD
    Apr. 21, 2020

    Un hemangioma es un tumor no canceroso (benigno) causado por el crecimiento anormal de vasos sanguíneos. Los hemangiomas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero se encuentran más frecuentemente en la cabeza y el cuello. Si bien pueden estar presentes al nacer, los hemangiomas aparecen más a menudo durante los primeros seis meses de vida.

    Existen dos tipos de hemangiomas:

    Los hemangiomas capilares se encuentran en las capas más externas de la piel. Con frecuencia se los llama “marca de nacimiento roja.”

    Los hemangiomas cavernosos se encuentran en las capas más profundas de la piel y alrededor del ojo.

    Los hemangiomas capilares se pueden encontrar en los párpados, la superficie del ojo, o la cavidad orbitaria. Cuando eso ocurre, el hemangioma puede interferir con el desarrollo normal del ojo. También puede provocar problemas de visión, que incluyen ambliopía y glaucoma.

    Los hemangiomas desaparecen gradualmente con el tiempo. La mitad de los hemangiomas desaparecen para los cinco años de edad, y el 90 % (9 de cada 10) desaparecen para la edad de nueve años.

    Causas de hemaniomas

    Se desconoce la causa exacta de los hemangiomas capilares. Algunas investigaciones sugieren que ciertas proteínas de la placenta durante el embarazo podrían estar involucradas.

    ¿Quién está en riesgo de tener hemangiomas?

    Los hemangiomas se encuentran más frecuentemente en niños caucásicos.

    Los bebés de sexo femenino tienen tres veces más probabilidades de desarrollar hemangiomas que los bebés de sexo masculino. Los bebés prematuros también correr mayor riesgo de presentar hemangiomas.

    Síntomas del hemangioma

    Los hemangiomas capilares generalmente aparecen en los primeros seis meses de vida. Pueden ser lesiones elevadas en la piel, de color rojo a rojizo-púrpura. También pueden ser lesiones elevadas grandes con vasos sanguíneos visibles. Por lo general, los padres notan una mancha en la piel del bebé, que crece tanto en tamaño como en color.

    Los hemangiomas que afectan el ojo pueden causar problemas oculares serios. Si son grandes y no se revisan, pueden llevar al desarrollo de mala visión por ambliopía u “ojo vago.” Si el hemangioma involucra el propio ojo, puede causar glaucoma. Los hemangiomas de la cavidad orbitaria pueden ejercer presión en el nervio óptico. Esto puede atrofiar el nervio óptico y llevar a la pérdida de la visión.

    Diagnóstico y tratamiento del hemangioma

    Su oftalmólogo puede diagnosticar los hemangiomas según su aspecto. Por lo general no se necesitan más pruebas.

    El tratamiento del hemangioma depende de la ubicación, el tamaño y la gravedad de la lesión. También depende de si causa problemas de visión. No todos los hemangiomas requieren tratamiento, pero los hemangiomas que se ubican cerca del ojo se deben vigilar para asegurarse de que no causen problemas de visión.

    Si un hemangioma causa problemas de visión, hay varias opciones de tratamiento disponibles.

    Medicamentos esteroides

    Con frecuencia se utilizan medicamentos esteroides para tratar los hemangiomas. Los esteroides funcionan al causar la disminución del tamaño de los vasos sanguíneos del hemangioma. Los esteroides pueden administrarse por boca, inyectarse en el tumor o aplicarse en la superficie.

    Los posibles efectos secundarios de los esteroides incluyen:

    Estos efectos secundarios son inusuales si se realiza un minucioso monitoreo.

    Propanolol

    El propanolol es un medicamento que tiene menos efectos secundarios que los esteroides. El propanolol se puede tomar por boca o se puede aplicar en la lesión si el hemangioma es pequeño y delgado.

    El propanolol puede afectar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. En ocasiones se necesita un monitoreo minucioso al comienzo del tratamiento. Esto puede incluir una breve hospitalización.

    Tratamiento con láser

    En ocasiones, el láser puede detener el crecimiento, disminuir el tamaño o aclarar el color de los hemangiomas superficiales.

    Cirugía

    La cirugía generalmente se reserva para los hemangiomas pequeños y bien definidos que se encuentran por debajo de la superficie de la piel. La mayoría de los hemangiomas de la cavidad orbitaria no necesitan intervención, pero si crecen hasta el punto en que ejercen presión en el nervio óptico o desplazan el ojo, entonces se necesita tratamiento.