• ¿Qué es el síndrome de dispersión pigmentaria?

    Escrito por
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    May. 25, 2021

    El pigmento es el material que le da color al iris. El síndrome de dispersión pigmentaria (SDP) se produce cuando el pigmento se despega de la parte posterior del iris. Entonces el pigmento flota y se desplaza hacia otras partes del ojo. Los trozos diminutos del pigmento pueden obstruir el ángulo de drenaje del ojo. Esto puede causar problemas con la presión ocular.

    Su ojo mantiene una presión ocular sana al producir constantemente un fluido llamado humor acuoso. A medida que fluye nuevo humor acuoso hacia el ojo, debe salir la misma cantidad. Si no sale una cantidad suficiente de líquido del ojo, la presión dentro del ojo (presión intraocular [PIO]) aumenta a lo largo del tiempo y puede dañar el nervio óptico. Esto se denomina glaucoma. Cuando el SDP ha progresado hasta esta etapa, se denomina glaucoma pigmentario. No todas las personas que tienen síndrome de dispersión pigmentaria desarrollan glaucoma pigmentario.

    Síntomas

    Muchas personas con SDP no tienen ningún síntoma. Algunas personas pueden tener visión borrosa, o pueden ver aureolas después de hacer ejercicio.

    Aun cuando tiene glaucoma pigmentario, puede que no note ningún síntoma. Con el tiempo, a medida que el nervio óptico sufre más daño, puede notar la aparición de manchas en el campo visual. En general, usted no notará estas manchas durante sus actividades diarias hasta que el nervio óptico haya sufrido daño grave y las manchas se hagan más grandes. Si todas las fibras del nervio óptico mueren, se produce ceguera.

    ¿Quién está en riesgo de desarrollar síndrome de dispersión pigmentaria?

    El SDP puede heredarse (pasar de progenitores a hijos). Es más común entre:

    • gente con miopía (cortos de vista)
    • gente de edades en los 20s y 30s. Otros tipos de glaucoma son diagnosticados usualmente después de los 40 años de edad
    • hombres
    • gente de ascendencia caucásica

    Diagnóstico

    Debido a que a menudo no hay síntomas, el SDP por lo general se diagnostica durante un examen ocular de rutina. Por eso es tan importante realizarse un examen ocular con su oftalmólogo.

    Durante un examen ocular minucioso, su oftalmólogo hará lo siguiente:

    • revisará su presión ocular
    • le realizará otras pruebas como una gonoscopía, si se sospecha SDP. Esto le ayuda a su oftalmólogo a ver el ángulo de drenaje del ojo. Su oftalmólogo podrá ver si hay algo obstruyendo e impidiendo que el líquido salga del ojo.

    Estas pruebas son las mismas que se usan para el diagnóstico de glaucoma y determinarán si usted tiene glaucoma pigmentario. Su oftalmólogo buscará la presencia de signos de que hay pigmento flotando en el ojo (incluyendo la parte posterior de la córnea) o secciones pequeñas de pigmento que falten en el iris.

    ¿Cómo se trata el síndrome de dispersión pigmentaria?

    El tratamiento del síndrome de dispersión pigmentaria varía según cómo afecta su PIO.

    En el caso del síndrome de dispersión pigmentaria con PIO normal o sólo ligeramente elevada, existe un riesgo bajo de daño del nervio óptico. Ningún tratamiento es necesario aparte de la visita al oftalmólogo una vez al año. Su oftalmólogo monitorizará su afección, revisando su PIO y buscando cualquier cambio en la visión.

    En el caso del síndrome de dispersión pigmentaria con PIO elevada, existe un riesgo más alto de daño del nervio óptico. Para disminuir la PIO, posiblemente lo traten con gotas medicadas para los ojos o terapia con láser.

    Cuando la PIO por el SDP es tan alta que daña el nervio óptico, esto se denomina “glaucoma pigmentario.” En este caso, se necesita tratamiento y podría consistir en gotas medicadas para los ojos, terapia con láser o cirugía.