• Tratamiento del glaucoma crónico de ángulo cerrado

    Escrito por

     
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Oct. 21, 2019

    El daño causado por el glaucoma es permanente; no puede revertirse. Sin embargo, se puede evitar mayor daño por medio de medicamentos y cirugía. El tratamiento del ángulo cerrado crónico casi siempre requiere utilizar láser o cirugía para volver a abrir el ángulo de drenaje bloqueado. En la mayoría de los casos, también se necesitan gotas para los ojos para ayudar a controlar la presión dentro del ojo.

    Medicamentos

    Cuando se usan a diario, las gotas para los ojos ayudan a disminuir la presión ocular. Algunas lo hacen reduciendo la cantidad de humor acuoso que produce el ojo. Otras disminuyen la presión ayudando a que el líquido fluya mejor por el ángulo de drenaje. Los medicamentos para el glaucoma le pueden ayudar a conservar la visión, pero también pueden causar efectos secundarios. También pueden interactuar con otros medicamentos. Es importante proporcionar una lista de todos los medicamentos que tome regularmente a todos sus médicos. Asegúrese de hablar con el oftalmólogo si cree que tiene algún efecto secundario a causa del medicamento para el glaucoma.

    Nunca cambie ni deje de usar sus medicamentos para el glaucoma sin consultar al oftalmólogo. Si el medicamento está por acabarse, pregunte al oftalmólogo si debe renovar la receta.

    Cirugía con rayo láser

    Existen dos tipos principales de cirugía con láser para tratar el glaucoma de ángulo cerrado crónico. Ambos separan el iris del ángulo de drenaje y ayudan a drenar el líquido del ojo. Estos procedimientos usualmente se realizan en el consultorio del oftalmólogo o en un centro quirúrgico ambulatorio.

    • Iridotomía. El oftalmólogo utiliza un rayo láser para crear un pequeño orificio en el iris. Este orificio ayuda a que el líquido fluya al ángulo de drenaje.
    • Iridoplastia. El oftalmólogo usa un láser para encoger el iris y separarlo del ángulo de drenaje.

    Cirugía en un quirófano

    Algunas cirugías para el glaucoma se realizan en un quirófano. Estos procedimientos vuelven a abrir el ángulo de drenaje bloqueado o crean un nuevo canal de drenaje para que el humor acuoso salga del ojo.

    • Cirugía de catarata. Algunas personas tienen el cristalino lo suficientemente grande como para empujar el iris por encima del ángulo de drenaje, lo que causa glaucoma de ángulo cerrado. Si el cristalino además está opaco, se llama catarata. El cirujano ocular le puede extraer el cristalino y reemplazarlo por una lente artificial delgada y transparente. Esto puede hacer que el ángulo de drenaje se vuelva a abrir y ayudar a reducir la presión dentro del ojo.
    • Sinequialisis. Si el iris ha bloqueado el ángulo de drenaje durante mucho tiempo, puede adherirse de forma permanente al ángulo. Esta conexión se llama “sinequia” e impide que el líquido fluya fuera del ojo. El cirujano ocular puede usar instrumentos diminutos dentro del ojo para romper estas conexiones y despegar el iris del ángulo de drenaje. Esto puede restablecer el flujo de humor acuoso fuera del ojo.
    • Trabeculectomía. En este procedimiento, el cirujano ocular crea una pequeña solapa en la esclerótica (la parte blanca del ojo). También crea una burbuja (como un bolsillo) en la conjuntiva (la membrana delgada que cubre el interior de los párpados y la parte blanca del ojo) que se llama ampolla de filtración. Generalmente queda oculta debajo del párpado superior y no puede verse. El líquido podrá salir del ojo por la solapa y entrar en la ampolla. En la ampolla, el líquido es absorbido por el tejido que rodea el ojo, lo que disminuye la presión ocular.
    • Dispositivos de drenaje para el glaucoma. El oftalmólogo puede implantarle un pequeño tubo de drenaje dentro del ojo. Este lleva el líquido a una zona de acumulación (llamada reservorio). El cirujano ocular crea este reservorio debajo de la conjuntiva. El líquido es entonces absorbido por los vasos sanguíneos cercanos, lo que reduce la presión dentro del ojo.

    El glaucoma es un ladrón silencioso de la vista

    El glaucoma de ángulo cerrado crónico por lo general no produce síntomas al principio. De hecho, la mitad de las personas con glaucoma no saben que lo tienen. Realizarse exámenes de la vista con regularidad puede ayudar al oftalmólogo a detectar esta enfermedad antes de que usted pierda la vista. El oftalmólogo le puede decir con qué frecuencia tiene que hacerse el examen.

    Su rol en el tratamiento de glaucoma de ángulo cerrado crónico

    Tratar el glaucoma de manera exitosa es un trabajo en equipo entre usted y su médico. El oftalmólogo le recetará su tratamiento para el glaucoma. Usted es responsable de seguir las instrucciones del médico. Deberá visitar al oftalmólogo aproximadamente cada tres a seis meses. Sin embargo, esto puede variar según sus necesidades de tratamiento. Hable con su oftalmólogo si tiene preguntas sobre sus ojos o su tratamiento.