• Adolescente casi pierde la visión por lesión causada por fuegos artificiales

    Escrito por Shirley Dang
    Jun. 30, 2015

    Cuando Jameson Lamb y sus amigos encendieron unos fuegos artificiales un 4 de julio, todo parecía una diversión inofensiva. No se hubieran imaginado que una vela romana que parecía extinguida, se dispararía accidentalmente hacia el ojo de Jameson.

    Lamb ha pasado los últimos años recuperándose de la lesión que sufrió debida a fuegos artificiales en el 2012. La vela romana que hizo impacto con el ojo, derritió el párpado sobre el globo ocular y cortó varios nervios. Sus padres describen la lesión como si fuera un agujero negro en la cara. Todo lo que podía ver por el ojo lesionado era el color amarillo causado por el azufre de los fuegos artificiales. Esa noche, no estaba seguro de si volvería a ver de nuevo por su ojo derecho. Jameson ha pasado por múltiples cirugías para recuperar su visión, incluyendo un trasplante de células madre de un ojo al otro para reparar el daño de la córnea. Si bien su visión mejoró después de las cirugías, ha habido una pérdida de la visión desde entonces.

    Infórmese más sobre la protección ocular y el uso de fuegos artificiales

    "Una de las lecciones más importantes que he aprendido de esta experiencia es que los fuegos artificiales no son juguetes", dice Jameson. "La gente necesita saber que hay riesgos. Espero que otros puedan aprender de mi para que no tengan que pasar por lo mismo que yo."

    Las salas de emergencia estadounidenses trataron 5.200 lesiones causadas por fuegos artificiales durante dos semanas antes y después del Día de la Independencia, de acuerdo a un informe publicado en el 2013 por la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor. Casi la mitad de las lesiones reportadas ocurrieron entre personas menores de 20 años. Las lesiones oculares causadas por fuegos artificiales van desde abrasiones de la córnea (rasguños en la superficie del ojo causados por residuos en el aire), hasta heridas más graves que potencialmente causan ceguera como un desprendimiento de la retina y la ruptura del globo ocular.