• El aceite de CBD puede empeorar el glaucoma

    Read in English:
    Escrito por Beatrice Shelton
    Feb. 28, 2019

    Si tenía la esperanza de que el CBD o el cannabidiol pudieran ofrecer un remedio natural para el glaucoma, la más reciente investigación es desalentadora. Un nuevo estudio sugiere que el CBD no reduce la presión intraocular, la aumenta. Esto es malo porque la alta presión intraocular es el principal factor de riesgo para de glaucoma, una de las principales causas de ceguera en Estados Unidos.

    El glaucoma es una afección que daña el nervio óptico en la parte posterior del ojo. Es el nervio que trasmite información visual al cerebro y nos permite ver. El glaucoma suele relacionarse con un incremento de presión dentro del ojo. Esta mayor presión puede dañar el nervio, lo que lleva a pérdida permanente de la visión.

    Para su estudio, los investigadores de Indiana hicieron una prueba de gotas oftálmicas en ratas cuyo componente era CBD, uno de los componentes del cannabis que no tiene efectos narcóticos. Encontraron que aumentaba la presión dentro de los ojos en 18 por ciento durante al menos cuatro horas después de instilar las gotas. Además, hicieron una prueba CBD's con el primo hermano más famoso del cannabinoide, el THC (tetrahidrocannabinol), el componente que sí produce efectos narcóticos. Las gotas oftálmicas que contienen únicamente THC disminuyeron la presión intraocular en hasta 30 por ciento en el término de ocho horas.

    Además, los investigadores encontraron que el THC y el CBD afectan en forma diferente la presión intraocular en ratas machos y hembras. Los machos que recibieron THC tuvieron una disminución mucho mayor de la presión intraocular, lo que sugiere que hay diferencias según el sexo en la forma como actúa el compuesto en el cerebro.

    ¿Qué significa esto? Significa que se requiere más investigación y que hay que tener precaución al utilizar productos de marihuana o cannabis para tratar el glaucoma u otras afecciones.

    Desde que se reportó por primera vez en 1971 que fumar marihuana podía reducir la presión intraocular, la planta ha adquirido una posición casi mítica como droga milagrosa para el glaucoma. Y dado que 33 estados, el Distrito de Columbia, Guam y Puerto Rico han aprobado el uso médico de programas con marihuana/cannabis, un mayor número de pacientes están preguntando a sus oftalmólogos acerca de este tema.

    Entonces ¿Por qué la Academia Americana de Oftalmología y la Sociedad Americana de Glaucoma no apoyan su uso? La respuesta es corta: porque tiene algunas limitaciones y posibles riesgos graves.

    Si bien es cierto que fumar marihuana puede reducir la presión dentro del ojo, sigue siendo un tratamiento menos que óptimo dado que quienes tienen glaucoma requieren control de la presión intraocular durante 24 horas para evitar la pérdida de visión. Tendría que fumar marihuana de ocho a 10 veces por día, todos los días, como régimen de tratamiento y esto le impediría conservar un trabajo o conducir para no menciona el costo potencial. La potencia de la marihuana también varía considerablemente, y no hay investigación suficiente disponible hasta el momento para conocer la dosis óptima que requeriría cada paciente ni tampoco el tipo de interacción que pueda tener con otros medicamentos.

    Además, tiene también efectos secundarios. Puede hacer que el corazón lata más rápido y puede disminuir la presión arterial, lo cual podría reducir el flujo sanguíneo al nervio óptico que ya se encuentra comprometido. Fumar marihuana a largo plazo puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Por otra parte, un estudio demostró que algunas personas pueden desarrollar tolerancia a los efectos reductores de presión intraocular de la marihuana.

    Pero hay algunos investigadores que no se dan por vencidos. Una compañía, Nemus Bioscience, está trabajando en el desarrollo de una terapia basada en el cannabinoide para tratar el glaucoma. Hasta que una nueva terapia pueda demostrar que tiene los efectos necesarios para reducir de forma consistente la presión intraocular con menos efectos secundarios que el tratamiento estándar de gotas oftálmicas, cirugía de láser y a veces cirugía incisional, los oftalmólogos siguen recomendando a los pacientes que continúen con su terapia actual prescrita y se sometan a controles regulares, para poder monitorear su cuidado a largo plazo.