• El Síndrome de Ojo Fantasma es Común Después de la Cirugía para Enuclear el Ojo

    Escrito por
    Mar. 29, 2017

    Los pacientes de melanoma ocular informan que ven imágenes y siluetas

    Fuegos artificiales. Algas bajo el agua. Un hombre desconocido.

    Los pacientes informan que ven estas imágenes con un ojo que ha sido extraído quirúrgicamente por un cáncer ocular poco común, conocido como melanoma uveal, según una investigación reciente publicada en la revista Ophthalmology.

    El fenómeno, conocido como síndrome del ojo fantasma, se presenta en un alto número de pacientes que han sido sometidos a una cirugía llamada enucleación para extirpar un ojo debido a una lesión o una enfermedad. El estudio encontró que 60 por ciento de los 179 pacientes de cáncer de ojo sometidos a esta cirugía informó haber experimentado uno o más síntomas de ojo fantasma, que incluyen ver imágenes, sentir dolor, o tener una "sensación visual". Una tercera parte de los pacientes dijo poder ver formas y colores con el ojo no existente. Algunos incluso sentían que podían ver gente con el ojo que les había sido enucleado.

    En palabras del Dr. Bertil Damato, Ph.D., oftalmólogo coautor del estudio y director de oncología ocular de la Universidad de California en San Francisco, "Nos sorprendió cuán común era este síntoma".

    Advanced uveal melanoma. Photo courtesy of Adam Sweeney, M.D., and Divakar Gupta, M.D., University of Washington.

    ¿Qué es el ojo fantasma?

    El síndrome de ojo fantasma es similar al síndrome de extremidad fantasma. El cerebro proyecta información sensorial que hace parecer que proviene de una extremidad o un órgano amputado — en este caso, un ojo que ha sido enucleado. Sin embargo, las razones para estas sensaciones siguen siendo un misterio para los científicos.

    Según la directora del estudio, Dra. Laura Hope-Stone, psicóloga en salud del Centro de Oncología Ocular de Liverpool, de la Universidad de Liverpool, donde se realizó la investigación, "No sabemos aún por qué el cerebro crea imágenes y sensación de dolor de un ojo que ya no está ahí".

    Cerca de una tercera parte de los participantes en el estudio experimentó estos síntomas diariamente, por lo general en la oscuridad o cuando se encontraban cansados. En cerca de la mitad de los pacientes, los síntomas desaparecían en forma espontánea, aunque algunos podían detener las sensaciones frotándose los ojos, parpadeando o durmiendo. Las sensaciones fantasma solían empezar varias semanas después de la enucleación y, eventualmente, desaparecían con el tiempo.

    El síndrome de ojo fantasma fue más frecuente en los pacientes jóvenes. Las mujeres, los pacientes que habían experimentado molestias en el área del ojo antes de la cirugía y los que tenían ansiedad o depresión fueron los que más reportaron sensación de dolor. Es interesante que cerca del 20 por ciento encontró estas situaciones placenteras, aunque un porcentaje similar se sintió perturbado.

    Información importante para los pacientes

    El Dr. Damato dice que el estudio destacó la importancia de asesorar a los pacientes que van a someterse a esta cirugía.

    Los oftalmólogos tienen que asegurarse de que los pacientes estén conscientes de que podrían experimentar visiones que parecen provenir del ojo fantasma después de la cirugía y tranquilizarlos advirtiéndoles que las imágenes no son resultado de otros problemas como una enfermedad mental.

    Según el Dr. Damato, "Los pacientes que experimentan dolor después de esta cirugía pueden estar demasiado ansiosos o deprimidos y podrían beneficiarse del apoyo de un psicólogo".