• Etnicidad y Enfermedad Ocular: Recordatorio de Riesgo para Americanos de Ancestro Asiático, Africano, o Latinoamericano

    Escrito por Linda Apeles and Hyun Shin
    Dec. 19, 2016

    Aunque puede ser de conocimiento público que el riesgo de pérdida de visión aumenta con la edad, tal vez los norteamericanos estén menos conscientes de que los ancestros y la etnicidad pueden desempeñar un papel significativo en el incremento de las probabilidades.

    De hecho, un estudio reciente publicado en la revista Ophthalmology ha demostrado una relación entre los ancestros africanos en los latinoamericanos y un aumento de la presión intraocular, uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad ocular conocida como glaucoma. Este es uno de los más recientes ejemplos del creciente número de investigaciones que demuestran que ciertos grupos minoritarios están en mayor riesgo de presentar graves afecciones oculares que, de no ser tratadas, pueden producir pérdida parcial o total de la visión.

    La Academia Americana de Oftalmología recuerda a los norteamericanos de origen africano, latino y asiático su creciente riesgo de presentar enfermedades oculares. Comparte información acerca de la enfermedad ocular en estos grupos étnicos para animar a las personas con estos ancestros a adoptar medidas tempranas para proteger su visión.

    Es posible que muchas enfermedades oculares no presente síntomas aparentes en sus etapas iniciales. Los signos pueden permanecer ocultos, a menos que se detecten a través de un examen con dilatación de pupila. Esos exámenes son la mejor forma de detectar enfermedades oculares para poderlas tratar de forma temprana y ayudar a prevenir la pérdida de visión.

    La Academia recomienda que los adultos de todos los distintos grupos étnicos se sometan a un examen oftalmológico completo de línea de ase con un oftalmólogo – un médico especializado en la atención médica y quirúrgica de los ojos – de preferencia, al cumplir los 40 años. Este es el momento en que los cambios oftalmológicos relacionados con la edad suelen presentarse por primera vez.

    Las personas de 65 años o más deben practicarse un examen ocular anual o cada dos años. Para aquellos con afecciones crónicas como diabetes o hipertensión o enfermedades oculares ya reconocidas posiblemente tendrán que someterse a exámenes más frecuentes.

    Las personas de edad avanzada pueden calificar a ser atendidas por EyeCare America, un programa de servicio público de la Academia que ofrece exámenes de atención sin costo para adultos elegibles de 65 años o mayores.