• Un Estudio Encuentra una Fórmula Mejorada de Suplemento para Reducir el Riesgo de la DMRE

    Jan. 16, 2017

    Un nuevo informe de un estudio nacional sobre el uso de suplementos para reducir el riesgo de las enfermedades oculares relacionadas con la edad.

    Más de una década después del primer Estudio de Enfermedades Oculares Relacionadas con la Edad (AREDS, por su sigla en inglés) que demostrara que el consumo diario de altas dosis de vitamina C y E, betacaroteno, zinc y cobre, pueden disminuir la tasa de progresión de la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE), un segundo estudio (AREDS 2) ha revelado que el agregar ciertos antioxidantes a la fórmula original no demuestra ningún beneficio adicional para los pacientes.

    La DMRE avanzada puede llevar a una pérdida de visión significativa y, en los Estados Unidos, es la principal causa de ceguera. Cerca de 2 millones de norteamericanos tienen DMRE avanzada; y otros 8 millones están en riesgo.

    El primer estudio AREDS fue realizado por el National Eye Institute y terminó en 2001. Demostró que la fórmula AREDS original puede reducir el riesgo de los pacientes de llegar a la forma avanzada de DMRE en aproximadamente 25 por ciento. La fórmula ayuda a proteger la visión central, que es necesaria para leer, conducir, reconocer caras y otras actividades diarias.

    El AREDS2, que terminó en 2011, hizo pruebas con varios nutrientes antioxidantes que el estudio anterior había sugerido que podrían proteger los ojos: luteína, zeaxantina y ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos omega-3 son producidos por plantas y están presentes en los pescados grasos como el salmón. La luteína y la zeaxantina son carotenoides, una clase de vitaminas derivadas de las plantas que incluyen también betacarotenos y están presentes en los vegetales de hoja verde. El organismo utiliza estos nutrientes para mantener la salud de la retina, la parte del ojo que puede dañarse por la DMRE. Los participantes en el AREDS2 fueron asignados a recibir una de cuatro fórmulas AREDS diariamente durante cinco años.

    El equipo de investigadores del AREDS2 de hecho encontró que do subgrupos de pacientes se beneficiaron de consumir variantes de la fórmula AREDS original. El riesgo de desarrollar DMRE avanzada se redujo en aproximadamente 18 por ciento en los participantes en el estudio que recibieron la variante que incluía luteína y zeaxantina sin betacaroteno, comparados con los participantes que recibieron la variante que tenía betacaroteno pero no tenía luteína ni zeaxantina. Además, los participantes que recibieron dietas bajas en luteína y zeaxantina al comienzo del estudio, pero luego recibieron una variante con luteína y zeaxantina durante el estudio presentaron una probabilidad cerca de 25 por ciento menor de desarrollar DMRE avanzada en comparación con participantes similares que no recibieron luteína y zeaxantina.

    Los investigadores sostienen que eliminar el betacaroteno de la fórmula AREDS y agregar luteína y zeaxantina resultará en una fórmula única, segura y efectiva para todos los pacientes con DMRE. Hasta ahora, los pacientes que eran fumadores o habían sido fumadores sólo podían utilizar una fórmula que excluyera el betacaroteno debido a que éste se había relacionado con riesgo de cáncer de pulmón en dichos pacientes. Aproximadamente la mitad de los participantes en el estudio AREDS2 habían sido fumadores.

    Otro informe reciente de AREDS señaló que los beneficios de tomar la fórmula AREDS parecen ser duraderos. Los participantes en el primer estudio AREDS que recibieron la fórmula original durante cinco años siguen disfrutando de un riesgo 25 por ciento menor de desarrollar DMRE avanzada. La mayoría informa que aún está tomando el suplemento.

    La Academia Americana de Oftalmología recomienda analizar los resultados de esta investigación con su oftalmólogo antes de cambiar o agregar un suplemento a su régimen.