• Estudio: Una fractura de cadera es menos probable después de una cirugía de cataratas

    Feb. 14, 2017

    La reducción de riesgo es más significativa entre pacientes en sus 80 años de edad y aquellos con enfermedades graves

    Cuando las personas mayores tienen una cirugía de cataratas para mejorar su visión, también reducen el riesgo de caídas y fracturas de cadera, según un estudio a nivel nacional. Personas alrededor de los 80 años de edad y quienes tienen enfermedades serias como enfermedades cardiovasculares, tienen mayores probabilidades de beneficiarse. La investigación muestra que un 30 por ciento de estos pacientes tienen menos fracturas de cadera durante el año siguiente a su cirugía. El estudio, publicado en la edición de agosto de 2014 de la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés) comparó la tasa de fracturas de cadera entre más de 400,000 pacientes de Medicare divididos en dos grupos: quienes se sometieron a una cirugía de cataratas, y quienes no lo hicieron.

    Las personas mayores son más propensas a caerse y romperse la cadera u otros huesos, y a menudo, la recuperación de este tipo de lesiones es difícil para ellos. Estudios anteriores han encontrado que la pérdida de la visión es un factor importante para tener un riesgo mayor de caídas en personas mayores. Cuando las cataratas y otros problemas oculares propios del envejecimiento disminuyen la nitidez visual y la percepción de la profundidad, también afectan la capacidad de mantener el balance, la estabilidad y la movilidad.

    "Las personas nunca deben considerarse como ‘demasiado viejas’ para tener una cirugía de cataratas", dice la Doctora Anne Coleman, la cirujana que dirigió el estudio. "Otros estudios han demostrado que después una cirugía de cataratas, las personas mayores tienden a dormir mejor, deprimirse menos, y llevar una vida más activa y agradable".

    En general, la mayor disminución de riesgo de fractura de cadera se observó en pacientes entre los 80 y los 84 años de edad que tuvieron una cirugía de cataratas. Otro grupo notable conformado por pacientes con casos severos de cataratas, redujeron su riesgo en un 23 por ciento. Aunque las estadísticas de salud de los Estados Unidos muestran que las mujeres son más susceptibles a las fracturas de cadera que los hombres, este estudio no encontró diferencias significativas entre los dos géneros.

    El Centro para la Calidad del Cuidado Ocular H. Dunbar Hoskins Jr., M.D. de la Academia Americana de Oftalmología, y el Instituto para el Cuidado Ocular Jules Stein de la Universidad de California en Los Ángeles, colaboraron en el estudio.