• La dieta mediterránea: comida saludable para ojos más sanos

    Escrito por Kierstan Boyd
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    Oct. 24, 2018

    Estos alimentos saludables para el corazón pueden reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad

    Consumir los nutritivos alimentos de una dieta mediterránea como vegetales, frutas y pescado puede reducir su riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) o puede impedir que avance.

    Varios estudios europeos y algunos estudios de Portugal demuestran que una dieta rica en vegetales y pescado, con menor contenido de lácteos y carne roja, puede reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) o evitar que progrese.

    Por lo general, la dieta mediterránea incluye:

    • vegetales (en especial vegetales de hoja verde como espinacas);
    • frutas;
    • nueces (como almendras, marañones, pistachos y nueces de nogal);
    • granos enteros (como granos integrales de trigo, arroz, avena, cebada, centeno, quinua);
    • pescado (como salmón fresco o congelado, atún, trucha o arenque); y
    • aceite de oliva o de canola en lugar de mantequilla.

    Los investigadores han encontrado tasas más bajas de degeneración macular entre quienes consumen más vegetales, legumbres (granos), pescado, cereales y and especialmente frutas. De hecho, un estudio demuestra que quienes consumen al menos 150 gramos (un poco más de 5 onzas) de frutas al día, reducen significativamente su riesgo de desarrollar DMRE hasta en 15 por ciento.

    Un plato con salmón, ensalada y aguacate

    Por otra parte, quienes presentan DMRE son personas que consumen más frecuentemente comida rápida, comida empacada lista para consumir, productos lácteos y carne, que quienes no tienen degeneración macular.

    Otras investigaciones de amplio alcance han demostrado que algunos suplementos vitamínicos y minerales desempeñan un papel para algunas personas en cuanto a la disminución del riesgo de DMRE. Los estudios que analizan dietas específicas demuestran que los alimentos también pueden proteger, al evitar pérdida de visión por degeneración macular, y destacan los posibles beneficios de hábitos alimenticios saludables.