Some areas of AAO.org are temporarily unavailable. We apologize for the inconvenience and are working to restore access.

  • La Pérdida de Visión por Lesiones Cerebrales Traumáticas ha Tenido un Severo Impacto en los Veteranos

    Apr. 14, 2017

    La calidad de vida para los veteranos que han tenido pérdida de visión por lesiones cerebrales traumáticas es peor que para víctimas civiles comparables

    Muchos veteranos jóvenes de las guerras de Irak y Afganistán han sido víctimas de lesiones cerebrales traumáticas (LCT) por exposición a explosiones en combate. Un estudio de las LCTs y su efecto en la función visual y en la calidad de vida de estos veteranos, realizado por el Dr. Glenn C. Cockerham, de la Universidad de Stanford, y sus colegas en el Departamento de Oftalmología de la Administración de Veteranos de Palo Alto, encontraron que la mayoría de ellos tenían graves problemas de visión y una calidad de vida peor que la de sus pacientes civiles comparables.

    El Dr. Cockerham, el Dr. Sonne Lemke, PhD, la Dra. Catherine Glynn-Milley, CRNO y la Dra. Kimberly Cockerham, evaluaron la función visual y las lesiones oculares ocultas (no fácilmente detectables) en 42 veteranos jóvenes con lesiones cerebrales traumáticas relacionadas con explosiones, y luego los evaluaron utilizando dos pruebas estándar de calidad de vida, el Cuestionario de Función Visual del National Eye Institute (VFQ-25) u el Suplemento Neuroftálmico (NOS). Se compararon los puntajes de los veteranos en el VFQ-25 y el NOS con las normas aceptadas para pacientes con trastornos visuales similares. En el VFQ-25, en términos generales, los puntajes fueron significativamente más bajos para los veteranos que para los grupos de pacientes de referencia, por ejemplo, los veteranos tuvieron puntajes por debajo de la norma para pacientes con glaucoma, esclerosis múltiple (EM) y enfermedad oftalmológica por diabetes. En el NOS, los puntajes de los veteranos estuvieron significativamente por debajo de la norma para los pacientes con MS y para adultos sin enfermedad y fueron similares a la norma para pacientes neuroftálmicos comparables.

    Los ojos y los tejidos relacionados con ellos están menos protegidos que la cabeza durante las explosiones y son vulnerables a las fuerzas de estos estallidos. Un examen oftalmológico completo y una evaluación neuroftálmica pueden detectar lesiones ocultas que pueden incluir daño estructural que podría llevar a glaucoma, daño de la retina y la coroides, lesión del nervio óptico, doble visión, cambios en el campo visual y otros trastornos.

    "Los veteranos jóvenes en nuestro estudio informaron tener comprometida la función visual en muchos campos", sostiene el Dr. Cockerham. "Encontramos que los cuestionarios VFQ-25 y NOS fueron sensibles a problemas relacionados con pérdida de visión en pacientes con LCT relacionadas con explosiones. Nuestros futuros estudios correlacionarán la función visual con retos específicos para la vida diaria y determinarán qué cambios tienen a través del tiempo”, agregó. En septiembre de 2009, la Administración de Veteranos rindió homenaje al Dr. Cockerham y a su colega el Dr. Greg Goodrich, PhD, entregándoles el Premio Olin Teague por mejorar la calidad de vida de los veteranos discapacitados.