• La relación entre alergenos estacionales y el ojo seco

    Escrito por Shirley Dang
    Revisado por Devin A Harrison MD
    Apr. 14, 2017

    Los ojos rojos, llorosos, son el distintivo tanto de las alergias como del ojo seco. Por mucho tiempo, los científicos pensaron que se trataba de afecciones diferentes, pero lo cierto es que tienen algo en común: las estaciones del año.

    "Hemos encontrado lo que parece ser una relación entre los alergenos de la primavera, como el polen, y el ojo seco", informa la Dra. Anat Galor, directora de la investigación que realiza un nuevo estudio en el que se relacionan el ojo seco y los alergenos y profesora asociada de oftalmología clínica del Bascom Palmer Eye Institute en Miami. Los resultados se publicaron en línea en la revista Ophthalmology en abril de 2015.

    El ojo seco puede tener un impacto significativo en la calidad de vida porque produce ardor, irritación y visión borrosa. Esta afección común afecta a 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 10 hombres, representando costos de cerca de cuatro mil millones de dólares por año al sistema de salud de Estados Unidos.

    Para comprender mejor los factores ambientales que producen el ojo seco, los investigadores revisaron 3,4 millones de consultas en las clínicas oftalmológicas de Relaciones con los Veteranos de todo el país durante un período de cinco años, de 2006 a 2011. Durante este tiempo, los doctores diagnosticaron cerca de 607.000 pacientes con ojo seco. Además, los investigadores compararon la prevalencia mensual del ojo seco con un índice de alergias y encontraron algunas correlaciones:

    • Tanto los recuentos de polen como los casos de ojo seco llegaron a un pico anual en abril, cuando cerca del 21 por ciento de los pacientes examinados fue diagnosticado con ojo seco.
    • En general, los picos anuales se produjeron cada primavera, con 18,5 por ciento de los pacientes diagnosticados con ojo seco, y otro pico en invierno, probablemente debido a la baja humedad producida por la calefacción.
    • La prevalencia más baja de ojo seco se presentó en el verano a una tasa de 15,3 por ciento.

    "Haber encontrado esta correlación entre el ojo seco y las distintas estaciones del año es un adelanto que ayudará a médicos y pacientes a tratar los síntomas del ojo seco de forma aún más efectiva, con base en la época del año", dice la Dra. Galor.

    Por ejemplo, usar gafas protectoras para trabajar en el jardín y usar filtros de aire en lugares cerrados puede ayudar a evitar que el ojo seco empeore durante la primavera, la estación de las alergias. Utilizar un humidificador en el invierno podría aliviar el ardor e irritación del ojo seco durante los meses de frío más intenso.