• ¿Pueden proteger las vitaminas contra el daño de la luz azul?

    Escrito por Beatrice Shelton
    Revisado por Emily Y Chew MD
    Feb. 19, 2018

    A medida que los dispositivos digitales se van apoderando de nuestras vidas, algunas empresas están sacando al mercado vitaminas que dicen proteger los ojos contra la alta energía emitida por los dispositivos electrónicos. Los oftalmólogos – doctores especializados en el cuidado médico y quirúrgico de los ojos – quieren que el público sepa que no existen pruebas de que los suplementos de "vitaminas para los ojos" puedan proteger contra el daño de la luz azul, y que no hay evidencia concluyente que sugiera que las vitaminas mejoran la visión.

    La Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA) da a los suplementos vitamínicos un tratamiento distinto al de los medicamentos. La FDA no revisa los suplementos dietéticos para comprobar su seguridad y eficacia según las propiedades atribuidas a los mismos, antes de que salgan al mercado, como sí lo hace con los medicamentos. La ley no exige que quienes producen o venden estos productos demuestren la exactitud y veracidad de los efectos que dicen tener, antes de que estas propiedades del producto aparezcan en su etiqueta.

    Aunque es cierto que mirar continuamente una pantalla durante horas expone al usuario a la luz azul del dispositivo, no hay evidencia de que esto dañe los ojos. Si siente malestar después de haber estado mirando pantallas durante mucho tiempo, es probable que esté experimentando lo que se conoce como esfuerzo ocular digital.

    No obstante, hay cada vez más evidencia de que la luz azul sí afecta, aparentemente, el ritmo circadiano del organismo, nuestro ciclo natural de vigilia y sueño. Durante el día, la luz azul nos despierta y nos estimula. Pero una excesiva exposición a la luz azul a avanzadas horas de la noche, proveniente del teléfono, la tableta o la computadora, puede hacer que nos resulte más difícil conciliar el sueño.

    Las Vitaminas y las Enfermedades de los Ojos

    Hay una devastadora enfermedad ocular que sí ha demostrado beneficiarse de los suplementos vitamínicos – la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). La Dra. Emily Chew, ayudó a dirigir uno de los estudios que representó un hito en la investigación oftalmológica, conocido como el Estudio de las Enfermedades Oculares Relacionadas con la Edad (AREDS, por su sigla en inglés). Ella y sus colegas querían confirmar si ciertas combinaciones vitamínicas podrían ayudar a los pacientes con DMRE a mantener su visión. Encontraron que la forma vitamínica desarrollada por ellos podría proteger contra la pérdida de visión, aunque sólo en algunos pacientes. Las vitaminas pueden retardar la progresión de la DMRE avanzada y contribuir a mantener la visión por más tiempo cuando se tiene una DMRE intermedia o avanzada en uno de los ojos. El estudio no demostró beneficio alguno para los pacientes con DMRE temprana.

    ¿Cuál es esa fórmula vitamínica? Vitamina C, 500 mg; vitamina E, 400 IU; zinc, 80 mg; cobre, 2 mg; luteína, 10 mg; y zeazantina, 2 mg.

    La Dra. Chew indica que basta consumir una dieta bien balanceada para promover la salud ocular. La obesidad se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar catarata, glaucoma, DMRE y retinopatía diabética. Consumir una dieta rica en frutas, vegetales y alimentos altamente nutritivos, como salmón y nueces, puede reducir el riesgo de estas enfermedades oculares.

    Además, la investigación sugiere que los pacientes que consumen pescado fresco, una importante fuente de omega 3, están en menor riesgo de desarrollar DMRE. Sin embargo, los estudios que han comparado pacientes que consumen suplementos de omega 3 con quienes no lo hacen, no han demostrado disminución del riesgo de DMRE. Estos resultados sugieren que los ingredientes críticos de los alimentos no pueden equipararse con los suplementos orales.

    Antes de tomar un suplemento vitamínico, deben considerarse los siguientes puntos recomendados por la FDA:

    • Permita que el profesional encargado de su salud le ayude a diferenciar entre la información confiable y la información dudosa.
    • Comuníquese con el fabricante del producto que piensa utilizar.
    • Algunos ingredientes de los suplementos, incluyendo nutrientes y componentes vegetales pueden ser tóxicos. Algunos ingredientes y algunos productos pueden ser nocivos si se consumen en grandes cantidades o si se toman por tiempo prolongado. Algunos ingredientes utilizados en combinación con otros medicamentos, sustancias o alimentos, pueden ser también dañinos.
    • No se autodiagnostique ninguna enfermedad. Actúe siempre de acuerdo con las recomendaciones del profesional encargado de atender su salud para determinar un estado de salud óptimo.
    • No sustituya un suplemento dietético por un medicamento o un tratamiento que requiera prescripción médica, ni por la variedad de alimentos importantes para una dieta saludable.
    • No suponga que el término "natural" relacionado con un producto, garantiza que dicho producto es sano o seguro.
    • Desconfíe de las modas y los titulares. Las buenas recomendaciones para el mantenimiento de la salud suelen basarse en investigaciones realizadas durante mucho tiempo, no en los resultados de un solo estudio.
    • Aprenda a detectar las promesas falsas de las verdaderas. Si algo parece ser demasiado bueno para ser cierto, probablemente sea así.