• No omita los exámenes de visión de niños en edad preescolar durante la pandemia del COVID-19

    Escrito por Reena Mukamal
    Nov. 10, 2020

    Los exámenes de visión para niños pequeños generalmente se realizan durante las visitas de control al pediatra. Pero con la disminución de las visitas de control durante la pandemia del coronavirus (COVID-19), los ojos de muchos niños pueden quedar sin el examen de control.

    Esto podría retrasar el diagnóstico y el tratamiento de las afecciones oculares infantiles — especialmente para los niños de hogares menos favorecidos, que ya eran propensos a perder los exámenes de visión antes de la pandemia.

    Según el Dr. Aaron M. Miller, oftalmólogo, “Una visita de control al pediatra logra mucho más que solo el examen de la visión, puede evaluar la salud física, el desarrollo social y emocional hasta brindar protección a través de la inmunización. Es necesario que los padres asistan a todas las citas, incluso durante la pandemia del COVID-19”.

    ¿Podría la pandemia de coronavirus empeorar las disparidades en el cuidado de la visión?

    Antes del COVID-19, solo 6 de cada 10 niños en edad preescolar podían ser examinados por un profesional de la salud, según un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

    Algunos niños tenían menos probabilidades de hacerse un examen de visión. Solo el 57% de los niños cuyos padres carecían de educación superior, el 59% de los niños que vivían muy por debajo del nivel federal de pobreza y el 59% de los niños hispanos, se habían sometido a un examen de visión.

    Por el contrario, casi el 70% de los niños con padres con educación universitaria, el 67% de los niños que viven muy por encima del nivel de pobreza, el 65% de los niños blancos y el 63% de los niños afroamericanos habían sido examinados.

    Todavía no está claro cómo les ha ido a los niños de hogares desfavorecidos durante la pandemia del COVID-19. Pero el período anterior al COVID-19 también es preocupante porque ciertos grupos, incluido el de los niños hispanos, enfrentan un mayor riesgo de presentar enfermedades oculares graves. Uno de los estudios más grandes sobre enfermedades oculares infantiles en grupos étnicos, el Estudio Multiétnico sobre Enfermedades Oculares Pediátricas, encontró que los niños afroamericanos e hispanos tienen más probabilidades que los niños blancos de desarrollar:

    • Ambliopía, también llamada ojo perezoso, una afección que debilita la visión en un ojo y puede causar pérdida permanente de la visión si no es tratada;
    • Astigmatismo, una córnea o lente irregularmente curvado que difumina o distorsiona la visión

    Por qué los niños en edad preescolar no deben saltarse los exámenes de visión durante el COVID-19

    Los exámenes de la vista son cruciales en los años preescolares porque es posible que los niños pequeños no puedan describir los problemas de visión a sus padres. Es posible que los niños pequeños ni siquiera se den cuenta de que no ven tan bien como deberían.

    Las pruebas de detección pueden ayudar a descubrir problemas en una etapa temprana, mientras la visión aún se está desarrollando. La desalineación, los errores de refracción y otros problemas que bloquean la visión saludable en un ojo en desarrollo, aún pueden mejorarse o corregirse durante los primeros cinco a siete años de la vida de un niño. Pero si los primeros signos pasan desapercibidos o se pasan por alto, no hay vuelta atrás.

    La Academia recomienda que todos los niños se hagan un examen de visión a intervalos regulares, incluso si no presentan síntomas. Los niños deben ser remitidos a un oftalmólogo si muestran signos de:

    Si el pediatra descubre que el niño podría tener ambliopía u otro problema ocular, lo remitirá a consulta con un oftalmólogo para que le realicen más pruebas.