• Se encuentra una rara infección cerebral en el tejido ocular

    Escrito por Kate Rauch
    Revisado por Natasha L Herz MD
    Feb. 04, 2019

    Nueva investigación sobre una infección cerebral fatal relacionada con la enfermedad de la vaca loca, podría llevar a formas seguras de diagnosticar la infección a través de los ojos. Los hallazgos son también una señal de alerta de la importancia de prevenir la diseminación de la infección durante la cirugía ocular y otros procedimientos, en opinión de los investigadores.

    Ya se sabía que una rara y fatal infección cerebral conocida como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, se encontraba en las córneas de quienes morían por esta enfermedad. Las células infecciosas de la enfermedad se conocen como priones. Un nuevo estudio encontró estos priones en el tejido de los ojos.

    No hay cura para la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y tampoco hay una prueba que pueda hacerse en las personas que podrían estar infectadas. En la actualidad, sólo puede diagnosticarse después de la muerte examinando el tejido cerebral.

    La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es extremadamente rara. Afecta una en un millón de personas anualmente, según el Instituto Nacional de Salud. La mayoría del tiempo, la enfermedad se presenta en personas sin factores de riesgo. Algunas causas se relacionan con un gen hereditario.

    El tipo más raro de la enfermedad es a forma contagiosa. La enfermedad puede difundirse por contacto directo, tejido a tejido en procedimientos médicos o en equipo médico contaminado. Se cree que otra versión poco frecuente de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob se trasmite a los humanos que consumen carne de res infectada con encefalopatía bovina espongiforme, conocida comúnmente como enfermedad de la vaca loca.

    No hay evidencia de que la enfermedad se difunda por contacto casual. No se contagia en el aire, ni por compartir ropa de cama, baños públicos, cepillos para el pelo ni toallas.

    En el nuevo estudio, los investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infeccionas del Centro Médico de la Universidad de California en San Diego y la Universidad California en San Francisco, examinaron los tejidos oculares de 11 personas que murieron por la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

    Estudiaron muchas partes del ojo, incluyendo la córnea, el cristalino y la retina. Se encontraron priones de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en el tejido ocular de todos los pacientes.

    El estudio reciente ha sido el primero en demostrar células infectadas en todas las partes del ojo. También incluyó el mayor número de pacientes que se haya estudiado hasta la fecha.

    Los síntomas de la enfermedad no suelen aparecer sino en personas mayores, después de los 60 años. Incluyen demencia, cambios de personalidad y problemas de visión. Cuando los síntomas se agudizan, los pacientes suelen morir en el término de un año.

    La oftalmóloga y experta en córnea, Dra. Natasha Herz, de Rockville, Maryland, sostiene que la reglamentación de seguridad médica está diseñada con los más altos estándares para prevenir la difusión de la infección. Estos estándares se aplican a la esterilización del equipo, al uso de ropa protectora como guantas y máscaras y a pruebas de órganos y sangre de donantes.

    El objetivo es proteger a los pacientes, a los médicos y a otro personal clínico.

    La Dra. Herz confía en las normas de seguridad actuales. Sin embargo, según ella, el estudio reciente es una llamada de atención para los expertos en seguridad de la necesidad de asegurarse de prestar la debida atención a la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y de adaptar sus estándares de seguridad de conformidad con la misma.

    Estos estándares se aplican a los oftalmólogos, a otros médicos y a bancos de donantes de órganos. “Ciertos bancos de ojos deben prestar mayor atención y cuidado a este aspecto”, sostiene la Dra. Herz. Su práctica médica incluye la realización de trasplantes de córnea.

    No obstante, enfatiza que los pacientes no deben alarmarse. El hecho es que la enfermedad es extremadamente rara y no se trasmite fácilmente.

    El estudio de California muestra un prometedor progreso en su capacidad de examinar tejido ocular, agrega la doctora. “Estoy segura de que han logrado una prueba confiable para comprobar la presencia de estos priones. Eso me indica que van a tener mucho éxito en el estudio de detección de la enfermedad en tejidos para trasplante”.

    La investigación del estudio muestra además la gran necesidad de investigación adicional en la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y su relación con los ojos, sostiene la Dra. Herz. Muchos estudios están demostrando una marcada relación entre el tejido ocular y el tejido cerebral, que se conectan a través del sistema nervioso central.