• Entendiendo la Resistencia de Antibióticos en Relación con Infecciones Oculares

    Escrito por
    Revisado por Ronald C Gentile MD
    Jan. 16, 2017

    Las infecciones oculares pueden ser serias, pero ¿es siempre sabio tomar antibióticos?

    El problema de que las bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos ha sido un problema de salud pública por mucho tiempo, pero se ha convertido en un problema serio en la salud ocular, ya que las infecciones que no responden a los medicamentos pueden causar ceguera.

    Cualquier incisión o perforación en el ojo puede causar una infección. Eso significa que los procedimientos comunes de los ojos, tales como el LASIK y la cirugía de cataratas inherentemente tienen un leve riesgo de infección. Adicionalmente, los medicamentos inyectables usados comúnmente para el tratamiento de degeneración macular relacionada con la edad y la retinopatía diabética, también conllevan un riesgo pequeño de infección.

    Con el número aproximado de 3 millones de personas que se someten a cirugías de cataratas anualmente, y más de un millón de inyecciones llevadas a cabo al año en pacientes con degeneración macular relacionada con la edad, entender el problema de la resistencia de infecciones a los antibióticos nunca ha sido mayor que ahora.

    ¿Cómo se vuelven las bacterias resistentes a los antibióticos?

    Lo que solía ser una práctica común para los médicos de prescribir antibióticos para muchos tipos de infecciones desde el resfriado común hasta el ojo rojo (conjuntivitis), ya no lo es. En ocasiones, los médicos han prescrito antibióticos para tomar antes de una cirugía y así prevenir la infección antes de que ocurra. Del mismo modo, los médicos también han utilizado antibióticos después de inyectar medicamentos para el tratamiento de la degeneración macular relacionada con la edad. Se cree que estas prácticas, en adición a muchos otros factores, han contribuido al aumento de la resistencia de bacterias a los antibióticos. Entre más son expuestos los organismos a los antibióticos, mayores las posibilidades de que algunos muten de tal manera que puedan sobrevivir el ataque del medicamento.

    Las compañías farmacéuticas crean continuamente nuevos tipos de antibióticos para ayudar a combatir las infecciones, conscientes de que las bacterias pueden llegar a ser resistentes. No obstante, la rápida evolución de estos organismos ha encontrado formas de evadir estos medicamentos en forma alarmante, sobrepasando el ritmo de desarrollo de los medicamentos.

    Hay más bacterias que se están volviendo resistentes

    Mientras que las posibilidades de infecciones en los ojos en la mayoría de las personas sigue siendo baja, estudios demuestran que la lucha contra estas infecciones con las drogas disponibles es cada vez más difícil. En general, las bacterias se han vuelto cada vez más resistentes a muchos tipos de antibióticos. Un estudio en 2014 de la revista Ophthalmology que observó la resistencia a medicamentos durante un período de 25 años, encontró que más de la mitad de todas las bacterias que causan endoftalmitis (una de las infecciones más graves en los ojos), ahora son resistentes a la cefazolina, un antibiótico comúnmente prescrito. Entre las dos especies más comunes de estafilococos encontradas, se comprobó que la resistencia bacteriana a la droga meticilina es mayor que un 50 por ciento.

    Teniendo esto en cuenta, los proveedores de salud han cambiado la libertad de uso de antibióticos que practicaban en las últimas décadas. Los médicos ya no proporcionan antibióticos a la primera señal de conjuntivitis porque se entiende que esto puede contribuir a una resistencia (además de que la conjuntivitis puede ser causada por alergias y virus, ninguno de los cuales puede ser curado con antibióticos). En lugar de aplicar gotas antibióticas antes de aplicar inyecciones de medicamentos para el tratamiento de degeneración macular relacionada con la edad o retinopatía diabética, se recomienda el uso de yodo en su lugar como un tópico antiséptico, ya que esto ha demostrado reducir efectivamente la posibilidad de infección.

    Consulte con su médico si los antibióticos son para usted

    Aun así, hay momentos en que se necesitan medicamentos para controlar una infección, como en el caso de una úlcera corneal o una endoftalmitis postoperatoria. En algunos pacientes, el beneficio de tomar antibióticos puede ser mayor que la ayuda a mitigar el riesgo de perder la visión.

    Si usted se somete a una cirugía ocular o recibe un tratamiento de inyecciones oculares, consulte a su oftalmólogo sobre lo que es apropiado para usted y su situación. Cada paciente es diferente y tiene diferentes factores de riesgo basados en la edad, condición general de salud y otros tipos de factores.