• Un lente de contacto inteligente para pacientes con glaucoma

    Escrito por Shirley Dang
    Mar. 01, 2016

    Cuando un paciente presenta glaucoma, puede ser difícil saber si la enfermedad avanzará en forma lenta o acelerada, hasta privar al paciente de su visión. Un lente de contacto inteligente podría ayudar a resolver este problema.

    Un nuevo estudio publicado en la revista Ophthalmology en abril, muestra que las señales electrónicas de un lente de contacto inteligente pueden servir para predecir qué paciente con glaucoma puede tener una versión de la enfermedad que avance más rápidamente.

    “Esto podría ser muy útil para saber si un nuevo medicamento da o no resultado para el paciente”, dice el autor del estudio, Dr. C. Gustavo De Moraes, MPH, y profesor asociado de oftalmología del Centro Médico de la Universidad de Columbia. “Así podemos ver si el ojo responde al tratamiento de manera mucho más significativa”.

    Por qué es importante la presión intraocular en el glaucoma

    El glaucoma es una de las principales causas de pérdida de la visión en los Estados Unidos y afecta a cerca de 3 millones de personas. La presión dentro del ojo, o presión intraocular (PIO), es el único factor de riesgo de glaucoma que puede calcularse.

    Los pacientes con glaucoma deben controlar su presión intraocular regularmente en el consultorio de un oftalmólogo. Sin embargo, lo que ocurre con la presión intraocular entre una y otra cita de control o durante la noche sigue siendo un misterio, que si lo pudiéramos descifrar nos podría indicar más acerca de esta enfermedad que se roba la visión. Para ayudar a registrar la presión ocular a lo largo del tiempo, los científicos crearon un lente de contacto inteligente capaz de medir de forma indirecta y continua la presión intraocular.

    Cómo funciona

    Un sensor en el lente detecta los cambios en la curvatura. A medida que la presión fluctúa durante el día y durante la noche, la curva del lente cambia, generando una señal eléctrica que es enviada a un dispositivo inalámbrico donde dichas señales quedan registradas. De forma similar al registro de un electrocardiograma, el perfil de estas señales del lente inteligente muestran, de forma indirecta, los cambios de presión a través del tiempo.

    Los investigadores de la Universidad de Columbia probaron los lentes Sensimed Triggerfish® en 40 pacientes entre los 40 y los 89 años de edad sometidos a tratamiento para glaucoma de ángulo abierto, la forma más común de la enfermedad. Durante dos años, los científicos hicieron al menos ocho pruebas estándar de campos visuales en cada uno de estos pacientes. La mitad de ellos clasificó en el grupo de enfermedad de progresión lenta mientras que los otros 20 clasificaron en el grupo de progresión de enfermedad rápida.

    Todos los pacientes se adaptaron con los lentes de contacto inteligentes durante 24 horas, incluyendo las horas de la noche, mientras dormían. Los investigadores pudieron determinar que los pacientes con picos más altos registrados durante la noche y con un mayor número de picos en su perfil general de señales, tendían a tener una progresión más acelerada del glaucoma.

    Con esta herramienta, los oftalmólogos pueden llegar a clasificar con mayor precisión si el glaucoma de un paciente progresará de forma acelerada al leer los trazados obtenidos con los lentes inteligentes.