• Sigue Escalando Montaña a los 91 Años Gracias a la Cirugía de Glaucoma

    Ernest Tschannen
    Gracias a la cirugía de glaucoma, Ernest Tschannen de 91 años, puede seguir practicando su afición de toda una vida por las caminatas, escalando cuatro millas al día. Foto cortesía de: Universidad de California Regents.

    Una Cirugía de Drenaje Salva la Visión de Este Caminante

    Ernest Tschannen, nacido en Suiza, hombre de negocios retirado, residente en Sacramento, amante de la naturaleza ha estado escalando montañas desde los Alpes hasta las Sierras. Sin embargo, al llegar a la edad madura, Ernest temió que sus días de montañismo hubieran llegado a su fin. Su visión se deterioraba y le resultaba difícil leer y conducir. Cuando ya los anteojos parecieron no servir de nada, Ernest supo que su problema era grave.

    El Glaucoma: “El Silencioso Ladrón de la Visión”

    Ernest buscó la ayuda de un oftalmólogo, un doctor especializado en el tratamiento médico y quirúrgico de los ojos, quien le diagnosticó una enfermedad conocida como glaucoma. El glaucoma es una afección oftalmológica crónica caracterizada por alta presión interna del ojo, conocida como presión intraocular. Si permanece sin tratamiento, esta afección puede llevar a la pérdida permanente de la visión.

    Desafortunadamente, el glaucoma no tiene síntomas evidentes en sus etapas iniciales. Por esta ausencia de señales de advertencia, muchos pacientes como Ernest permanecen sin diagnóstico hasta que su visión ya se ve comprometida. Es por esto que el glaucoma suele considerarse como “el silencioso ladrón de la visión” y es la razón por la cual, a pesar de la disponibilidad de tratamientos efectivos, el glaucoma sigue siendo una de las principales causas de ceguera. Cerca de 3 millones de personas en Estados Unidos tienen glaucoma, pero solo la mitad lo sabe. Además, los investigadores predicen que el glaucoma afectará hasta 6,3 millones de norteamericanos para el 2050.

    Ernest tiene lo que se conoce como glaucoma de ángulo abierto, la forma más común de la enfermedad. Fue causada realmente por otra afección ocular que Ernest había desarrollado, conocida como uveítis. El oftalmólogo de Ernest le prescribió gotas oftálmicas medicadas para reducir la inflamación y controlar la presión intraocular reduciendo así el daño adicional a su visión. Las gotas mantuvieron controlada la presión por varios años pero, cuando Tschannen llegó a los 85 años de edad las gotas ya no le daban resultado. Fue remitido a una especialista en glaucoma, la Dra. Michele C. Lim, para tratamiento adicional.

    “Para cuando me consultó, ya tenía daño extenso en sus ojos”, dice la Dra. Lim, vicepresidenta y directora médica del Centro Oftalmológico de la Universidad de California en Davis.

    El Éxito de la Cirugía de Derivación

    Hay varios tipos de tratamiento para el glaucoma, incluyendo gotas oftálmicas, cirugía con láser y cirugía convencional. El tipo de tratamiento depende de muchos factores, como qué tan avanzada está la enfermedad y el tipo de glaucoma. En el caso de Ernest, era hora de una cirugía.

    La Dra. Lim le implanto quirúrgicamente un dispositivo conocido como tubo de derivación o implante de drenaje de glaucoma, en su ojo izquierdo, para permitir que el líquido drenara y redujera así la presión. Cuando se estaba recuperando, la presión de su ojo derecho comenzó a aumentar y tres meses más tarde la Dra. Lim le colocó otro tubo de drenaje en el ojo derecho, con resultados extraordinarios.

    Mientras que la mayoría de los pacientes deben seguir utilizando gotas aún después de la cirugía de drenaje, Ernest ya no las necesitó. Controla su presión intraocular sin gotas, lo cual no es muy común para alguien en el estado en que se encontraba Ernest.

    “Ernest es muy afortunado de tener aún su visión, considerando el grado de daño que ya tenía en sus ojos”, dice la Dra. Lim. “Estoy muy satisfecha de que con la cirugía de drenaje, hayamos podido preservar la visión que aún le quedaba. Dado su estilo de vida tan activo, imagino que para él la pérdida total de la visión habría sido algo devastador”.

    Cómo se Habría Podido Evitar la Pérdida de Visión

    Ernest
    La Dra. Lim practicó cirugía de drenaje salvando la deteriorada visión de Ernest. Foto cortesía de: Universidad de California en Regents.

    Ernest lamenta haber ignorado el consejo que le dieron de examinar su presión intraocular 30 años antes de su diagnóstico inicial. Imaginaba que estaba sano, por lo que no tenía de qué preocuparse. Nunca se imaginó que probablemente ya tenía ocultos los primeros signos de glaucoma que sólo podían detectarse a través de un examen oftalmológico completo. El diagnóstico y tratamiento temprano habrían podido evitar el deterioro de su visión hasta el punto en el que ya no podía conducir ni leer con facilidad.

    La Academia Americana de Oftalmología recomienda que todos se hagan un examen oftalmológico completo, practicado por un oftalmólogo al cumplir 40 años.

    Hay varios tipos de exámenes para determinar la presión intraocular, aunque no siempre detectan el problema, dice la Dra. Lim. Esto se debe a que la presión intraocular puede variar. Es importante hacer un examen oftalmológico completo en donde el oftalmólogo examine el ojo para ver el nervio óptico y realizar pruebas visuales de fondo de ojo para determinar si el paciente ha perdido visión.

    “Si hubiera seguido el consejo, habría consultado con un oftalmólogo y habría tenido el diagnóstico muchos años antes, pero me descuidé y no lo hice”, dice Ernest.

    Quienes están en riesgo de glaucoma deben someterse más pronto a un examen para detectar la enfermedad, esto incluye a quienes tengan historia familiar de glaucoma, quienes hayan sufrido alguna lesión ocular significativa, quienes tengan diabetes, utilicen esteroides con regularidad, sean afroamericanos, hispanos o asiáticos o tengan alto grado de miopía.

    Hace Caminatas de 3 a 4 Millas Diarias con la Visión que Aún Preserva

    A pesar de haber perdido parte de su visión, y gracias a la cirugía, Ernest tiene aún visión suficiente para reanudar su estilo de vida activo. Cerca de un mes después de su segunda cirugía, Ernest volvió a recorrer sus senderos. Hoy, a los 91 años, desafía las probabilidades – haciendo mucho más que muchas personas de su edad, quienes por lo general se esfuerzan por caminar o vivir solos. Ernest es físicamente activo y vive independiente. Camina cuatro millas diarias, a veces escalando montaña desde su casa en Orangevale, Calif., hasta el Lago Natoma para hacer kayak.

    “Si no hubiera tenido la cirugía, probablemente estaría ciego”, sostiene. “Estoy muy agradecido con la Dra. Lim por haberme rescatado”.

    Agradece todos los días el que la cirugía de glaucoma haya preservado su visión para poder continuar con su estilo de vida, hacer kayak e ir en bicicleta a la tienda. Como alguien que ha llevado una vida plena, que disfruta momento a momento, Tschannen dice que haber perdido más visión habría sido una tragedia. De hecho, los estudios han demostrado cómo la pérdida de visión en las personas mayores puede aumentar el riesgo de caídas, la depresión e incluso una muerte más temprana.

    Ernest and Mannis
    Ernest caminando con un amigo después de la exitosa cirugía de glaucoma. Foto cortesía de la Universidad de California en Regents.

    Recursos de exámenes oftalmológicos para el público/las personas mayores:  

    Las personas de 65 años o más, preocupadas por el riesgo de glaucoma, pueden ser elegibles para exámenes médicos y hasta un año de atención sin costo a través de EyeCare America. Además, quienes están en mayor riesgo de glaucoma pueden también calificar para un examen de glaucoma a través de EyeCare America. Este programa de servicio público de la Fundación de la Academia Americana de Oftalmología pone en contacto a oftalmólogos voluntarios con pacientes elegibles que requieran atención en cualquier parte de Estados Unidos.

    Recursos de uveítis y glaucoma para oftalmólogos (en inglés):

    Lea nuestra importante salvedad médica.