• Una cirugía ocular convierte a un planificador financiero en Ironman

    Patient Gary Stuart raises his arms in victory crossing the Ironman finish line.
    Gary Stuart cruza la meta en una carrera de hombres de acero gracias a una exitosa cirugía de estrabismo. Foto cortesía de FinisherPix.

    Escrito por Jennifer Churchill
    Apr. 02, 2018

    Nunca intente hablar con Gary Stuart si no está usando los anteojos porque le responderá algo similar a esto: "Lo siento, no lo puedo oír; no tengo mis anteojos puestos". Ese es el grado de desorientación que se experimenta en relación con el mundo que nos rodea, cuando se tiene doble visión. Cuando él empezó a ver doble, siendo niño, era manejable. Utilizaba anteojos de prisma, que engañan al cerebro haciéndolo pensar que los ojos ven una sola imagen y no dos. A medida que fue creciendo, su visión fue emporando y sus anteojos eran cada vez más gruesos. "Era como si literalmente estuviera viendo el mundo a través de botellas de Coca-Cola".

    Stuart simplemente aprendió a vivir con su trastorno visual. Nunca supo que había otra opción distinta a los anteojos. Pero para cuando tenía 40 años, enviar una prescripción para anteojos ya no era una opción. Tenía que ir en persona adonde fabricaban los lentes, debido a la extrema precisión que requería para corregir su visión. Si las medidas fallaban en solo una fracción, los lentes de $400 serían totalmente inservibles.

    "Este fue un verdadero cambio en mi vida; ahora tengo una libertad que jamás tuve antes" - Gary Stuart, paciente de cirugía de estrabismo

    "Ya casi había llegado al punto de que simplemente tendría que encontrar algo porque no podía seguir así", dice Stuart. Al mismo tiempo, Stuart había empezado a trabajar en un nuevo reto para su vida, entrenarse para un triatlón. Sin embargo, con su doble visión, sería casi imposible completar la parte de ciclismo por carretera de dicha competencia. Debido a la necesidad de mantener una buena aeroposición en una bicicleta, el ciclista debe mantener baja su cabeza y mirar hacia arriba para poder ver el camino. Para Stuart, eso significaría mirar por encima del prisma en el centro de sus anteojos, que era el lugar por donde podía corregir su doble visión.

    "Si estuviera en mi bicicleta y mirar hacia otro lado que no fuera directamente hacia el frente, mis prismas no me servirían de nada", se ríe. "No había forma de hacerlo, simplemente no podía participaren esta carrera ciclística a larga distancia, ¡a menos que estuviera dispuesto a estrellarme contra un árbol!".

    Stephen Lipsky, MD, performs an eye exam on a patient in his office
    El Dr. Lipsky practica un examen ocular.

    Nunca se es Demasiado Viejo para una Cirugía de Estrabismo

    Lo que producía la doble visión de Stuart es algo conocido como estrabismo. Una afección en la que los ojos no están bien alineados entre sí. Un ojo mira en una dirección y el otro en otra. En el caso de Stuart, un ojo estaba ligeramente girado hacia arriba. Además, uno de sus ojos era mucho más miope que el otro. El estrabismo está asociado más comúnmente con los niños, pero también hay estrabismo en adultos, en la misma proporción, afecta aproximadamente 4 por ciento de todos los adultos en Estados Unidos.

    Típicamente, los seis músculos que controlan los movimientos oculares funcionan al unísono y hacen que ambos ojos se enfoquen en la misma dirección. Quienes tienen estrabismo no pueden mantener la alineación normal de los ojos. Cuando un ojo está desalineado, el cerebro recibe dos imágenes distintas. En un niño pequeño, el cerebro aprende a ignorar la imagen del ojo que está mal alineado y sólo ve la imagen del ojo que está mejor alineado o que tiene mejor visión. Los adultos que desarrollan estrabismo suelen tener doble visión porque su cerebro ya ha aprendido a recibir imágenes de ambos ojos y no puede ignorar la imagen del ojo desviado. Al igual que muchos adultos que tienen estrabismo, la afección de Stuart probablemente era un residuo de su niñez.

    "Simplemente decidimos hacerlo y no mirar atrás". - Gary Stuart

    Si bien la cirugía representa un mayor reto en los adultos, los ojos pueden enderezarse a cualquier edad. En la mayoría de los casos, la cirugía de los músculos oculares es exitosa, segura y efectiva para tratar el estrabismo en los adultos de cualquier edad. Las buenas noticias son que nunca es demasiado tarde para la cirugía. Aún los pacientes de 90 años se han beneficiado de la corrección quirúrgica.

    Fue así como el planificador financiero de 54 años encontró el tratamiento en la alegre sala de espera del oftalmólogo pediátrico Dr. Stephen M. Lipsky, rodeado de niños y de sus juguetes.

    "Al principio, me preguntaba si estaría en el lugar correcto", dijo Stuart. "¡Allí sentado con todos esos niños en una sala de espera pediátrica!".

    Sí estaba en el lugar correcto, y en las manos correctas. Debido a que la cirugía de estrabismo es más difícil en adultos que en niño, a veces se les dice a los pacientes que son demasiado viejos para una cirugía. Pero el Dr. Lipsky dice que eso no es cierto. "Hay muchos adultos con doble visión y mala alineación como la de Gary. Creen que no se puede arreglar. La cirugía es más compleja. Los pacientes se debilitan por su doble visión. Pero es muy raro que encontremos pacientes adultos a quienes no podamos ayudarles ya sea con prismas o cirugías".

    Y cuando se puede cambiar la vida de alguien, es algo muy gratificante, sostiene el Dr. Lipsky, quien ha tratado muchos atletas adultos como Stuart que ya no pueden practicar deportes de forma segura debido a su doble visión. "Estos pacientes han visto de forma bidimensional, y después de la cirugía, que todo cambia para ellos", sostiene. "Muchos nunca han visto el mundo en 3-D".

    Arte + Ciencia = Cirugía de Estrabismo

    Las técnicas quirúrgicas utilizadas en adultos son similares a las utilizadas en niños: El músculo o los músculos se exponen, luego se debilitan o se fortalecen según sea necesario para alinear los ojos de forma correcta. Para los pacientes cuyos ojos giran a la derecha o a la izquierda, la cirugía es relativamente simple. Pero cuando un ojo está más alto que el otro, como en el caso de Stuart, lograr la alineación correcta puede ser sumamente complejo. Es ahí donde entra el arte de la cirugía, y la experiencia del cirujano artista.

    El Dr. Lipsky le explicó a Stuart que no le podía garantizar una visión perfecta, pero la cirugía podría mejorar significativamente su debilitante doble visión. Después de considerarlo cuidadosamente, Stuart decidió que ya era tiempo. "Simplemente decidimos hacerlo. Y no mirar atrás”, dice Stuart.

    La cirugía fue un éxito. En 30 minutos, el Dr. Lipsky revirtió 30 años de doble visión. “Me cambió la vida”, dice Stuart. "Fue una liberación que nunca había experimentado. No tener anteojos es algo que realmente me hizo sentir libre".

    También le permitió cumplir su deseo de competir en “Ironman”.

    Cruzando la Meta

    Nueve meses después de la cirugía, completo su primera media competencia de Ironman: 1,2 millas de natación, 56 millas de ciclismo, y media maratón. La terminó en 7 horas y 44 minutos.

    "No puedo describir lo que sentí en ese momento”, dice Stuart, refiriéndose al momento en que cruzó la meta. “Estaba al borde de las lágrimas de pensar lo que acababa de lograr. No lo habría podido hacer sin esta cirugía”.

    Después de la cirugía de estrabismo, Stuart tuvo cirugía de cataratas. Su cristalino fue reemplazado por un lente especial, conocido como lente intraocular fáquico, para corregir su severa miopía. "No tener que usar anteojos es una bendición” dice Stuart, quien recibió sus primeros anteojos a los siete años. "Aún me queda un mínimo de doble visión, pero no es nada comparada con lo que era antes. Ya no uso anteojos y no dudaría un segundo en hacerme la cirugía de nuevo”.

    ¿Su próxima meta? Competir en el “Ironman” completo en 2018.