• "El Tratamiento para la DMRE Me Salvó de Una Ceguera Total"

    Escrito por Dayle Kern
    Revisado por Michele Lim, MD
    Feb. 05, 2014

    La degeneración macular relacionada con la edad o DMRE es la causa principal de nuevos casos de ceguera entre estadounidenses mayores de 65 años de edad. Hace tan sólo diez años, los pacientes con DMRE tenían pocas opciones para restaurar su visión perdida. Hoy en día, gracias a los avances del tratamiento, las personas con DMRE pueden salvar su visión. En el caso de una mujer, el tratamiento para DMRE la salvó de una ceguera total.

    Años después de que Joan Nick, una jubilada de 86 años de edad de Carmel, California, perdiera la visión de su ojo derecho a los 60 años debido a glaucoma, Joan fue diagnosticada con otra condición común en su ojo izquierdo: DMRE. Ella tenía la forma seca de la enfermedad, causada por el envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de la mácula (el tejido sensible a la luz que cubre la parte posterior del ojo) y una acumulación de piezas de proteínas grasas llamadas drusen, formadas debajo de la mácula. Durante el diagnóstico, el oftalmólogo aconsejo a Joan no preocuparse, ya que típicamente la enfermedad progresa lentamente.

    Durante un examen de rutina, el oftalmólogo pidió a Joan Nick leer una carta ocular. Joan se sorprendió de no poder leerla en absoluto. Inmediatamente el oftalmólogo reconoció que la condición de Joan había hecho una transición de DMRE seca a DMRE húmeda (esto sucede cuando vasos sanguíneos anormales crecen bajo la retina y hay fugas de fluido o sangre distorsionando la visión central). El oftalmólogo ordenó a Joan ver a un especialista de retina inmediatamente. Afortunadamente, un especialista de la retina, Rahul Khurana, M.D., se encontraba a pocas cuadras y aunque su oficina estaba por cerrar, él y su personal atendieron a Joan.

    Simulador de DMRE: lo que podría ver si tuviera DMRE.
    Simulador de DMRE: lo que podría ver si tuviera DMRE.

    Tras un examen exhaustivo, el Doctor Khurana confirmó que el estado DMRE había progresado de seco a húmedo y recomendó a Joan Nick iniciar un tratamiento regular de inyecciones oculares, una opción que no estaba disponible antes de 2006. Al principio, Nick recibió tratamiento una vez al mes y pronto pudo volver a ver. Ahora, ella tiene su tratamiento cada dos meses y continúa leyendo, cocinando, y haciendo las cosas que disfruta sin necesidad de hacer demasiados ajustes relacionados con su visión.

    Joan Nick sostiene que una actitud positiva la ayuda a afrontar todo tipo de desafíos, y comparte su experiencia con otras personas que consideren un tratamiento de su DMRE. "La pregunta que siempre me hacen es, 'Me hará daño?'. Yo les digo, 'No, no le hará daño'. Ciertamente no es tanto problema como lo es ser ciego, lo que puedo decir por experiencia".