• Las “Moscas Volantes” Indicaron un Desprendimiento de Retina y Permitieron Desarrollar un Procedimiento que Salva la Visión

    Escrito por Cheryl terHorst
    Revisado por Rahul Khurana MD
    Jun. 20, 2016

    En una de sus prácticas de natación regulares de mediodía, Leroy Muffler, de 78 años, observó un persistente punto transparente en forma de V en su ojo izquierdo. Para el fin de semana, se le había desarrollado un área de visión borrosa y veía más de 20 pequeños puntos negros conocidos como miodesopsias. Sabía que no debía ignorar estos cambios graves en su visión.

    El Sr. Muffler llamó a una amiga oftalmóloga de muchos años, la Dra. Judith Nevitt. Ella le diagnosticó un desprendimiento de retina. La retina es la capa de células nerviosas que recubre la pared posterior del interior del ojo. Esta capa es sensible a la luz y envía señales al cerebro para permitirnos ver. Si se desprende, habrá pérdida de visión a menos que se repare.

    “Fue algo tan diferente a cualquier cosa que hubiera experimentado antes, que supe que era grave, pero no tenía le menor idea de que fuera un desprendimiento de retina,” dice el Sr. Muffler, de Palo Alto, California. “Si hubiera esperado más tiempo si hubiera realizado el viaje a Europa que mi esposa y yo teníamos programado, habría tenido graves problemas.”

    “Si hubiera esperado más tiempo... Habría tenido graves problemas,” Leroy Muffler, de 78 años

    Simulador de desprendimiento de retina: lo que podría ver si tuviera desprendimiento de retina.
    Simulador de desprendimiento de retina: lo que podría ver si tuviera desprendimiento de retina.

    Aunque el desprendimiento de retina puede ocurrir después de una lesión, como recibir un golpe en la cara por una pelota o un puño, es algo más frecuente con la edad. Cuando el gel al interior del ojo se encoge, puede traccionar la retina separándola de la pared posterior del interior del ojo. Quienes son muy miopes o se han sometido a cirugía de cataratas, como en el caso del Sr. Muffler, tienen mayor riesgo de presentar desprendimiento de retina.

    La Dra. Nevitt remitió al Sr. Muffler a donde el Dr. Rahul N. Khurana, un cirujano vitreorretiniano. Hay varias formas de reparar una retina desprendida, desde un procedimiento que puede practicarse en el consultorio hasta un procedimiento quirúrgico. En el caso del Sr. Muffler, el Dr. Khurana practicó una vitrectomía en el quirófano en la que retiró el gel e inyectó una burbuja de gas para empujar la retina hacia atrás y devolverla a su lugar para luego sellarla con un láser. La burbuja de gas mantuvo la retina en su lugar mientras sanaba. La burbuja se disolvió en dos semanas.

    “Es muy importante que quienes experimentan nuevas moscas volantes o destellos de luz se sometan un examen de retina con dilatación de pupila,” sostiene el Dr. Khurana. “Aunque Leroy no tenía destellos, la mayoría de quienes presentan desprendimiento de retina sí los tienen. Describen destellos de luz muy brillante, como un rayo o como si miraran directamente las luces delanteras de una camioneta.”

    El Sr. Muffler tuvo que tomar las cosas con calma por algunas semanas mientras sanaba de su cirugía. El período de recuperación lo obligó a dejar por unos días sus rutinas regulares de nadar media milla y hacer ejercicio. Además, él y su esposa Pat tuvieron que cancelar un crucero por la Rivera del Rin porque no podía viajar en avión hasta que la burbuja de gas se disolviera por completo. Procuran reprogramar su viaje.

    “No estoy dispuesto a correr ningún riesgo. Si vuelvo a ver algo así en cualquiera de mis ojos llamaré a mi oftalmóloga de inmediato,” Leroy Muffler, de 78 años

    El cambio de planes fue un bajo precio que hubo que pagar para o perder la visión en un ojo, lo que hubiera afectado gravemente el activo estilo de vida del Sr. Muffler. “La operación fue todo un éxito y quedé totalmente sano,” dice el Sr. Muffler, que ahora está retirado del Servicio Geológico de Estados Unidos pero sigue trabajando como voluntario como investigador de energía geotérmica y vulcanología. “Puedo hacer todo lo que hacía antes del desprendimiento de retina, incluso volar.”

    “De haber perdido la visión en un ojo las cosas habrían sido muy difíciles,” sostiene, “No estoy dispuesto a correr ningún riesgo. Si vuelvo a ver algo así en cualquiera de mis ojos llamaré a mi oftalmóloga de inmediato.”