• Comprar este accesorio tomándolo de un estante puede dejarla ciega

    Escrito por Jennifer Churchill
    Revisado por Thomas L Steinemann MD
    Jan. 02, 2019

    El hermoso empaque y la promesa de una nueva apariencia llamó la atención de Mamie ye, de 19 años, cuando compró un par de lentes de contacto cosméticos de color mientras se encontraba en una tienda de productos de belleza cerca de su hogar en Cleveland, Ohio. No tenía la menor idea de que se requería una prescripción médica para lentes de contacto de color. No los compró para corregir su visión, simplemente quería cambiar su apariencia. El empaque decía "lentes de lujo" no "requieren prescripción". Los llevó a su casa, se los puso y una semana después, tuvo que ir a la sala de urgencias.

    Los lentes decorativos son dispositivos médicos, no son joyas de fantasía. Deben ser prescritos y adaptados por un profesional en salud ocular, como cualquier tipo de lentes de contacto. Esto se debe a que unos lentes de contacto mal adaptados pueden rayar fácilmente la córnea, la capa externa del ojo, haciendo que el ojo sea más vulnerable a las infecciones producidas por bacterias y virus.

    "Por hermosas que piensen que van a quedar, no vale la pena". - Mamie Gaye

    Es ilegal vender lentes no aprobados por la FDA sin una prescripción médica. Desafortunadamente, siguen estando disponibles tanto en línea como en algunas tiendas de productos de belleza.

    Después de haberlos usado por cerca de una semana, los ojos de Gaye estaban rojos, le ardían y eran tan sensibles a la luz que no los podía abrir. Llamó una ambulancia y se fue a la sala de urgencias. Gaye tenía tanto dolor que los médicos le aplicaron gotas anestésicas para poder retirar los lentes.

    Mamie Gaye, de 19 años, compró estos lentes de contacto ilegales en una tienda de productos de belleza de una esquina de su barrio. Mamie Gaye compró lentes de contacto decorativos similares a éstos sin una prescripción, de una tienda de productos de belleza.

    El Dr. Thomas Steinemann, oftalmólogo del Cleveland's MetroHealth System, dijo que los lentes de contacto que había comprado eran demasiado estrechos. Se quedaron pegados a sus ojos como unas ventosas.

    "Las personas compran estos lentes de contacto decorativos por impulso y no se dan cuenta de que son muy peligrosos", sostiene el Dr. Steinemann. "Es la receta para un desastre. Cualquier vendedor legítimo de lentes de contacto le hubiera pedido que le presentara una prescripción antes de vendérselos".

    A Gaye se le diagnosticaron abrasiones de las córneas, una dolorosa lesión en la superficie del ojo y fue tratada con gotas oftálmicas antibióticas. Su visión era tan borrosa durante su difícil período de recuperación que temió quedar ciega. No podía siquiera leer los letreros del paradero de bus para llegar a su trabajo. Eventualmente, logró una recuperación total.

    "Recomiendo a todas mis amigas que jamás compren lentes de contacto sin una prescripción, por hermosas que piensen que van a quedar", sostiene. "No vale la pena".