• Un Examen de Ojos de Rutina Salva la Vida de un Adolescente

    Nick Myer with Gene Gaddy, MD, who performed an eye exam that led to a leukemia diagnosis.
    Nick y el Dr. Gaddy. La leucemia de Nick, que el Dr. Gaddy ayudó a diagnosticar, está ahora en remisión.

    Escrito por Susanne Medeiros, Ali B. Taghavi y John Knox
    Sep. 27, 2017

    Fue solo una visita de último momento al oftalmólogo para una rápida prescripción de lentes de contacto antes de salir de la ciudad para un torneo de soccer. Sin embargo, al final del día, Nick Myers, de 15 años, iba en una ambulancia camino al hospital para recibir tratamiento de emergencia en un intento por salvarle la vida.

    Su madre, Jennifer, estaba en shock. Nick había tenido un examen médico completo hacía apenas unos meses. Le habían dicho que todo estaba bien. ¿Qué fue lo que vio el oftalmólogo, el Dr. Gene Gaddy, que nadie había podido ver?

    Fue por casualidad que Nick llego al consultorio del Dr. Gaddy. Ya no tenía fórmulas para una prescripción de nuevos lentes de contacto y necesitaba un examen ocular. Pero no hubo tiempo de hacer una cita en WalMart como siempre lo hacía, por lo que Jennifer llamó al Dr. Gaddy, padre de unos de los compañeros de soccer del equipo de Nick, esperando que pudiera recibirlo.

    La Primera Pista

    La visión de Nick fue el primer indicio del Dr. Gaddy de que podía haber algo mal. Su mejor visión, aún con anteojos, eras 20/25 en ambos ojos. "Pensé, eso está bien pero, para alguien de la edad de Nick, lo normal es 20/20 ”, dijo el Dr. Gaddy.

    Un examen con dilatación de pupila, que le mostraría al Dr. Gaddy la parte posterior del ojo, le ayudaría a estar más seguro del estado de salud ocular de Nick. Y esto fue lo que vio. Dos minúsculas hemorragias del tamaño de la punta de un alfiler en la retina de Nick. “Supe de inmediato que había algo anormal”, dice el Dr. Gaddy.

    El Dr. Gaddy se detuvo por un momento y observó atentamente a Nick. Este muchacho, a punto de graduarse de la secundaria, se veía pálido. Eso era extraño, porque Nick era un atleta. Parecía anémico. Con mucha precaución, para no alarmar a sus padres, el Dr. Gaddy recomendó que se le hiciera una prueba de sangre y que consultaran a un pediatra.

    “Claro”, pensó Jennifer, “tal vez la próxima semana tendremos más tiempo”. No sabía que el Dr. Gaddy ya le había solicitado a su personal que contactara al pediatra de Nick para una cita – ese mismo día.

    El Mundo Quedó de Cabeza

    "Nuestro mundo quedó de cabeza en una sola tarde. ¿Cómo podía pasar esto? Nick parecía sano y no podíamos haber imaginado un diagnóstico de leucemia". – Jennifer Myers, madre de Nick

    Los exámenes de sangre respaldaron la sospecha del Dr. Gaddy. El recuento de glóbulos blancos de Nick era de más de 50.000 y su hemoglobina era de menos de 4 gramos. Nick tenía leucemia. No había tiempo que perder. Fue llevado de inmediato en ambulancia al Children's Hospital de New Orleans, a unas 70 millas de distancia, donde los médicos confirmaron que tenía leucemia linfoblástica aguda a inmediatamente comenzaron las trasfusiones de sangre. Habían pasado apenas 12 horas desde que Nick llegara a la silla de examen del Dr. Gaddy.

    “Nuestro mundo quedó de cabeza en una sola tarde”, dijo Jennifer. “¿Cómo podía pasar esto? Nick parecía sano y no podíamos haber imaginado un diagnóstico de leucemia”.

    Los Oftalmólogos – Doctores Entrenados Para Tratar a la Totalidad de la Persona

    Nick y su madre, Jennifer Myers.
    Nick y su madre, Jennifer Myers, durante el tratamiento de Nick.

    “Cuando estaba estudiando, el jefe de mi departamento de oftalmología me dijo desde el comienzo que había un paciente conectado a los ojos y que debía mirar primero al paciente y luego sus ojos, en segundo lugar. Así que eso fue lo que hice. Lo que intentaba era cuidar al paciente y a sus ojos como parte de él”, explica el Dr. Gaddy.

    "Somos ante todo médicos. Estamos capacitados para tratar todos los aspectos de la medicina antes de especializarnos en oftalmología, y es nuestro deber y nuestro privilegio atender al paciente y no solo sus ojos". – Dr. Gene Gaddy

    Muchas enfermedades, desde la hipertensión hasta algunos cánceres, pueden ser diagnosticados de forma temprana a través de un examen oftalmológico. Debido a que los ojos son parte importante de nuestro sistema nervioso, pueden detectarse anormalidades en los delgados vasos sanguíneos de la parte posterior del ojo antes que puedan verse en cualquier otra parte del cuerpo.

    La Detección Temprana Salva la Vida del Adolescente

    Los médicos de Nick creen que, de no haber sido tratado temprano, hubiera muerto en el curso de unas pocas semanas. Después de más de 3 años de quimioterapia, Nick está en remisión.

    Con el amor y el apoyo de su familia y de sus amigos en Gulfport, Mississippi, Nick se graduó de la secundaria con su clase en junio de 2014, con honores. Ahora va a la Universidad de Mississippi. “No quiero pensar qué habría podido pasar con Nick si el Dr. Gaddy no lo hubiera visto ese bendito lunes”, dice Jennifer..

    “Somos ante todo médicos”, dice el Dr. Gaddy. “Estamos capacitados para tratar todos los aspectos de la medicina antes de especializarnos en oftalmología, y es nuestro deber y nuestro privilegio atender al paciente y no solo sus ojos”.