• Inflamación

    Read in English:
    Escrito por
    Revisado por Jane C Edmond MD
    May. 19, 2019

    La inflamación es una palabra común. La hemos visto definida como un síntoma o un factor de riesgo de una enfermedad, como la respuesta del organismo a una lesión, como el efecto secundario de n medicamento o inclusive de una clase de medicamentos, conocidos como antiinflamatorios. Pero ¿Qué es exactamente una inflamación?

    La inflamación se produce cuando una parte del cuerpo se enrojece, se hincha o se torna dolorosa. Esto puede ocurrir cuando el organismo está luchando contra una infección bacteriana o por virus o en respuesta a una lesión. Si bien la inflamación poder ser molesta, es también un buen signo porque significa que el cuerpo intenta protegerse y curarse.

    ¿Qué es lo que causa los signos y síntomas de la inflamación?

    Un orzuelo (una infección bacteriana de las glándulas de grasa del párpado), por ejemplo, causa una protuberancia dolorosa, roja, hinchada que aparece en el párpado, como el de la joven de la foto. La causa de este abultamiento es lo que se conoce como un proceso inflamatorio. Las bacterias invaden la glándula grasosa y dan comienzo al proceso inflamatorio. El sistema inmune de nuestro organismo identifica las bacterias invasoras y envía sus primeras defensas como respuesta (los leucocitos o glóbulos blancos) al sitio de la infección. Los leucocitos rodean y aseguran la infección en su lugar, de forma muy similar a como se acordona la escena de un crimen con una cinta amarilla. Su trabajo consiste en impedir que el daño se difunda, matando las bacterias y reparando el tejido. Todo este proceso produce inflamación, que incluye los siguientes síntomas:

    • calor
    • enrojecimiento
    • inflamación
    • dolor

    El calor y el enrojecimiento son producidos por el incremento de flujo sanguíneo en el área. La inflamación se debe a la acumulación de líquido en el sitio de la herida/infección, en este caso, el líquido dentro del orzuelo es pus. El proceso inflamatorio estimula las terminales nerviosas del área, razón por la cual se produce el dolor. Este tipo de inflamación — conocido como inflamación aguda — es la respuesta protectora normal de un sistema inmune sano. El otro tipo de inflamación es una inflamación no dirigida al sitio específico y no resuelta — que se conoce como inflamación crónica.

    Inflamación crónica

    La mayoría de las inflamaciones crónicas se producen por una enfermedad autoinmune. Esto ocurre cuando el sistema inmune del organismo no puede diferenciar de las células sanas y los gérmenes amenazantes, como virus o bacterias. Entonces, el organismo ataca sus propios tejidos sanos. La enfermedad inflamatoria crónica que afecta los ojos incluye: