• Procedimientos de glaucoma combinados con cirugía de cataratas

    Escrito por
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Jul. 05, 2019

    Cirugía de cataratas y trabeculectomía

    Para quienes tienen un glaucoma más severo, una trabeculectomía con cirugía de cataratas puede llevar a tener una menor presión ocular. Durante una trabeculectomía, el cirujano crea una pequeña abertura o solapa, en la parte blanca del ojo. Luego se hace un bolsillo con una burbuja, llamado ampolla, también sobre la parte blanca del ojo. El exceso de fluido drena hacia afuera del ojo a través de la solapa y entra en la ampolla. El líquido dentro de la ampolla es absorbido naturalmente por el cuerpo, reduciendo la presión ocular.

    Cirugía de cataratas y procedimientos de derivación de glaucoma

    Durante esta cirugía, el oftalmólogo remueve el lente opaco del ojo y lo reemplaza con uno artificial. Para ayudar a reducir la presión ocular, él o ella pondrá un pequeño tubo plástico llamado “shunt” o “derivación” bajo la membrana delgada y transparente que cubre la parte blanca del ojo. La derivación envía el fluido bloqueado dentro del ojo hacia un embalse de plástico pequeño que su cirujano coloca en la pared del ojo. Allí, el fluido es absorbido por vasos sanguíneos cercanos. Esto ayuda a que la presión ocular baje.

    Imagen del líquido acuoso que sale del ojo sobre la placa de implante en la parte blanca del ojo

    Cirugía de cataratas y nuevas cirugías de glaucoma

    Existen procedimientos para glaucoma más modernos que no requieren tanto corte en el ojo. Estos procedimientos son llamados cirugías de glaucoma mínimamente invasivas (MIGS por sus siglas en inglés). Muchas de estas cirugías pueden combinarse con la cirugía de cataratas en personas con glaucoma de ángulo abierto leve a moderado. Estos procedimientos utilizan la misma incisión o corte pequeño que el cirujano hace para entrar en el ojo en una cirugía de cataratas. Durante una cirugía MIGS se coloca un pequeño tubo o cánula en el ojo después de la cirugía de cataratas. Este tubo ayuda a mover el líquido atrapado hacia afuera del ojo. Esta cirugía ayuda a bajar la presión ocular, pero puede no bajarla lo suficiente como para dejar de tomar medicamentos para el glaucoma.

    La combinación de cirugía de cataratas y glaucoma no es para todos:

    • Algunas veces una catarata no está causando problemas de visión, pero el glaucoma debe ser tratado. En estos casos, lo mejor tener una cirugía de glaucoma y retrasar la cirugía de cataratas.
    • En otros casos, el glaucoma puede estar bien controlado sin cirugía, pero las cataratas están limitando la visión. En estos casos, sólo una cirugía de catarata sería la mejor opción.
    • Otros pacientes tienen cataratas y un tipo de glaucoma llamado estrecho o de ángulo cerrado. Con este tipo de glaucoma, el iris (la parte coloreada del ojo) es empujado demasiado hacia adelante, bloqueando el fluido que sale del ojo. Esto sube la presión ocular. Una catarata puede hacer que este tipo de glaucoma empeore. Si se remueve la catarata, la presión del ojo puede mejorar sin cirugía de glaucoma.