• ¿Qué es la gonioscopia?

    Read in English:
    Escrito por
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    May. 19, 2019

    La gonioscopia es un examen indoloro que su oftalmólogo utiliza para confirmar el estado de una parte de su ojo que se conoce como el ángulo de drenaje. Esta área se encuentra al frente del ojo entre el iris y la córnea. Es el lugar por donde el líquido llamado humor acuoso drena naturalmente del ojo. Su oftalmólogo practicará una gonioscopia para ver si el ángulo de drenaje está funcionando debidamente.

    Gonioscopia: Qué se debe esperar

    Para un examen de gonioscopia, usted soportará su cabeza sobre el soporte del mentón de una lámpara de hendidura que consiste en un microscopio (es el instrumentos especial que usa su oftalmólogo para examinar sus ojos). En este momento ya sus ojos estarán insensibles por las gotas que le aplicaron.

    Su oftalmólogo colocará un lente de contacto especial, con espejos, directamente sobre su ojo. Estos espejos harán brillar un haz de luz en el lente para resaltar el ángulo de drenaje. Los espejos del lente ayudan a mostrar esta parte del ojo que se encuentra esencialmente “a la vuelta de la esquina” dentro del ojo y es difícil de ver a simple vista.

    Es posible que sienta que el lente toca sus pestañas, pero típicamente, la gonioscopia no es dolorosa de ninguna forma. Este examen toma apenas unos cuantos minutos.

    ¿Para qué se utiliza la gonioscopia?

    Nuestros ojos producen constantemente humor acuoso. A medida que entra nuevo humor acuoso al ojo, debe salir la misma cantidad a través del ángulo de drenaje. Este proceso mantiene estable la presión dentro del ojo (conocida como presión intraocular o PIO). Si el ángulo de drenaje no está funcionando bien, se acumula líquido, aumenta la presión dentro del ojo y se daña el nervio óptico. Ésta suele ser la forma en la que se desarrolla el glaucoma.

    Su oftalmólogo realizará una gonioscopia si encuentra ciertas afecciones en su ojo durante un examen. Por lo general, la gonioscopia se hace para verificar si hay signos de glaucoma. El examen puede mostrar si el ángulo de drenaje es demasiado estrecho para que el líquido se drene de forma adecuada, o si está bloqueado por parte del iris.

    En otros casos, puede hacerse una gonioscopia cuando haya signos de uveítis, trauma ocular, tumores u otras afecciones.

    ¿Cuándo debe hacerse una gonioscopia?

    Los primeros signos de cambios en la visión y en el ojo pueden comenzar alrededor de los 40 años. Es por esta época cuando todos los adultos deberían hacerse un examen oftalmológico de línea de base para detectar enfermedad ocular.

    Para buscar signos de glaucoma, su oftalmólogo realizará una gonioscopia con la que confirmará la apariencia y funcionamiento de su ángulo de drenaje. Algunas personas se consideran como "con sospecha de glaucoma". Es posible que tengan o no una presión más alta de lo normal dentro del ojo, pero su oftalmólogo puede detectar otros signos de posibilidad de desarrollar glaucoma. En ese caso, procederá a hacer una gonioscopia y otras pruebas de detección de glaucoma, de manera regular, para confirmar o descartar la aparición de cambios a través del tiempo.

    No hay tiempo que perder cuando se trata de monitorear su visión. Es importante cumplir sus citas programadas con el oftalmólogo. Los exámenes periódicos pueden salvar su visión.