• 4 cosas que podemos aprender de Bono acerca del glaucoma

    Escrito por Linda Apeles
    Feb. 14, 2017

    Una de las más importantes historias relacionadas con el glaucoma en 2014 fue la revelación que hiciera Bono de que tenía esta enfermedad. Aunque sus comentarios al respecto han sido breves, hay consejos importantes de los que el público puede aprender acerca del glaucoma después del anuncio que hiciera le estrella de rock.

    1. Tener glaucoma no significa que uno se vaya a quedar ciego.

    Cuando Bono anunció que tenía glaucoma, reveló que lo había tenido por muchos años. Ha sido un excelente ejemplo de cómo muchas personas con glaucoma pueden preservar su visión y seguir llevando una vida muy activa, si la enfermedad se trata en las etapas iniciales. De hecho, desde 1980, la probabilidad de perder la vista por glaucoma ha disminuido en cerca de cincuenta por ciento. Los investigadores consideran que los progresos en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad son probablemente la causa de esta disminución.

    2. ¡Los tratamientos para el glaucoma funcionan!

    No es sorprendente que el público no haya sospechado nunca que Bono tenía una enfermedad de los ojos – así de efectivo es el tratamiento para el glaucoma; tanto como pueden serlo, por ejemplo, los medicamentos en gotas y una cirugía mínimamente invasiva. "Mis tratamientos son muy buenos y voy a estar muy bien", dijo Bono, al revelar por primera vez que tenía glaucoma.

    3. Entre más temprano se haga el diagnóstico, mejor.

    La clave para prevenir la pérdida de visión por glaucoma es un diagnóstico precoz. Aunque los detalles de su tratamiento no han sido compartidos con el público, Bono, de 54 años, dice que ha tenido la enfermedad por más de 20 años, por lo que probablemente fue diagnosticado en una etapa inicial. La pérdida de la visión por glaucoma puede prevenirse con frecuencia con un tratamiento temprano.

    4. El glaucoma puede no tener síntomas obvios en las etapas iniciales.

    A medida que nos hacemos mayores, es especialmente importante someterse a exámenes médicos, periódicos. La única forma de diagnosticar el glaucoma es con un examen oftalmológico completo. Un examen de detección que se base únicamente en la presión intraocular no basta para detectar el glaucoma. La Academia Americana de Oftalmología recomienda que todos los adultos (aún los que no tienen signos ni síntomas de problemas oculares) deben hacerse un examen oftalmológico de base al menos para cuando tengan 40 años, edad a la que pueden presentarse los primeros signos de la enfermedad. Un examen de base puede ayudar a identificar signos de enfermedad ocular a una etapa temprana cuando muchos tratamientos pueden tener el mayor impacto en la prevención de la pérdida de la visión. Como es natural, si tiene algún problema de visión o alguna molestia ocular antes de los 40, no espere; consulte de inmediato a un oftalmólogo.