• Nuevos tratamientos para la retinitis pigmentosa

    Escrito por Reena Mukamal
    Nov. 13, 2021

    La esperanza puede estar en un futuro muy cercano para las personas con retinitis pigmentosa, una rara enfermedad ocular hereditaria que no tiene cura. Los tratamientos existentes sólo ayudan a una fracción de los 100.000 norteamericanos que se estima que padecen esta afección. Pero los avances en la terapia genética pueden ayudar pronto a restaurar la visión de un mayor número de personas.

    La retinitis pigmentosa hace que las células que detectan la luz en la retina se descompongan con el tiempo, destruyendo la visión. Las mutaciones en más de 60 genes diferentes, pueden contribuir a esta condición.

    Según el Dr. Ninel Gregori, miembro de la Academia y profesor de oftalmología clínica en el Bascom Palmer Eye Institute, “Si le diagnostican retinitis pigmentosa, es vital someterse a pruebas genéticas para identificar la mutación subyacente".

    Esto se debe a que las personas con ciertas mutaciones genéticas, pueden calificar para participar en un ensayo clínico de un nuevo tratamiento, antes de que esté ampliamente disponible.

    "Saber qué gen causa la enfermedad y preguntarle a su oftalmólogo sobre las opciones para participar en un ensayo clínico, puede ayudar a salvar su visión", aconseja el Dr. Gregori.

    Tratamientos existentes para la retinitis pigmentosa

    Actualmente hay dos tratamientos disponibles para pacientes con retinitis pigmentosa.

    Opciones para personas con mutaciones en el gen RPE65

    La terapia genética Luxturna es solo para pacientes con una mutación en ambas copias del gen RPE65. Debido a esta mutación, la retina no responde adecuadamente a la luz. Una sola inyección de Luxturna entrega una copia sana del gen RPE65 directamente a la retina. Esto restaura la capacidad de la retina para responder a la luz.

    Si los pacientes reciben el tratamiento lo suficientemente temprano después del diagnóstico, Luxturna puede mejorar la visión nocturna y ayudar a los pacientes a navegar mejor en condiciones de poca luz.

    Luxturna fue desarrollado por Spark Therapeutics y aprobado en 2017 por la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos. Cuesta $ 850.000 para ambos ojos, los cuales podrían ser cubiertos por el seguro médico.

    Tratamientos para la retinitis pigmentosa avanzada

    Los pacientes con retinitis pigmentosa avanzada pueden experimentar algunas mejoras menores en la visión utilizando el ojo biónico Argus II. Con frecuencia, los pacientes que se benefician de este tratamiento, tienen una agudeza visual muy baja y es posible que solo puedan percibir la luz. Se requiere una cirugía para colocar un pequeño dispositivo electrónico en la retina. Los pacientes también deben utilizar un par de gafas especiales montadas con una tecnología de procesamiento de video. Las gafas envían imágenes al dispositivo, que estimula las células sensibles a la luz en la retina y transmite estas imágenes al cerebro.

    A comienzos de este año, Second Sight Medical Products anunció un set de gafas rediseñado para su uso, con el sistema Argus II previamente implantado, pero las gafas aún no están disponibles comercialmente. Aunque los nuevos implantes Argus II ya no están disponibles, se está desarrollando un implante diferente en Australia.

    Futuros tratamientos en desarrollo para la retinitis pigmentosa

    A futuro, varios tratamientos nuevos tienen como objetivo beneficiar a las personas con retinitis pigmentosa. Muchas de estas terapias aún se están ensayando, y es probable que pasen varios años antes de que estén disponibles para los pacientes. Pero, hasta ahora, los resultados parecen ser prometedores. Pregúntele a su oftalmólogo si califica para participar en un ensayo clínico.

    Todos los pacientes con retinitis pigmentosa

    GenSight Therapeutics está probando un tratamiento que tiene el potencial de ayudar a las personas con retinitis pigmentosa independientemente de su mutación genética. Los tratamientos que utilizan la luz como herramienta para controlar las células, se conocen como terapias optogenéticas.

    La terapia optogenética de GenSight, combina una inyección ocular con el uso de gafas de alta tecnología. La inyección libera un gen que ayuda a las células de la retina a responder a la luz. Las gafas permiten que estas células envíen señales eléctricas al cerebro. Juntas, la inyección y las gafas, intentan replicar el trabajo de las células sensibles a la luz llamadas fotorreceptoras, que no funcionan bien en personas con retinitis pigmentosa.

    Los pacientes deben entrenar durante varios meses para aprender a utilizar las gafas. Hasta el momento, cinco pacientes han recibido el tratamiento. Algunos han adquirido la capacidad de distinguir objetos de alto contraste en una mesa, e identificar líneas de cruce de peatones en la calle. Todavía no pueden leer, reconocer rostros o conducir. Otras empresas que buscan terapias optogenéticas incluyen Retrosense Therapeutics (Allergan), Nanoscope Therapeutics y Vedere Bio, Inc. (Novartis).

    Retinitis pigmentosa ligada al cromosoma X

    Las personas con una forma agresiva llamada retinitis pigmentosa ligada al cromosoma X, pueden beneficiarse de las terapias genéticas experimentales que están siendo desarrolladas por tres empresas: Meira GTX, Applied Genetic Technologies y BioGen. Esta afección es causada por una mutación en el gen RPGR y generalmente afecta a los hombres.

    Los tres tratamientos involucran un procedimiento llamado vitrectomía y una inyección ocular que entrega copias sanas del gen RPGR a una parte de la retina llamada mácula. Algunos pacientes de ensayos clínicos que recibieron tratamiento en un ojo, experimentaron mejoras en su campo de visión, sensibilidad a la luz y capacidad para navegar en una habitación oscura. Una empresa llamada 4D Molecular Therapeutics está probando otro tipo de terapia genética que no requiere vitrectomía.

    Mutaciones en el gen USH2A

    ProQR Therapeutics está desarrollando una terapia genética que podría detener la pérdida de visión en personas con retinitis pigmentosa y síndrome de Usher, causada por una mutación en el gen USH2A. Esta mutación evita que los pacientes produzcan la proteína USH2A, que es esencial para la visión. La terapia, llamada QR-421a, se inyecta en la retina y permite que las células produzcan una versión más saludable de la proteína USH2A. Hasta ahora, los pacientes con enfermedad avanzada y moderada temprana experimentaron mejoras tanto en la agudeza visual como en el campo de visión. ProQR Therapeutics espera probar la terapia en un ensayo clínico de fase 2-3 en el otoño de 2021.

    Mutaciones en el gen RHO

    Otro estudio de ProQR Therapeutics está probando un tratamiento para personas que tienen retinitis pigmentosa debido a una mutación en el gen RHO. Esto también se conoce como RP4. Esta mutación hace que los pacientes produzcan una versión defectuosa de la proteína rodopsina, que normalmente convierte la luz en una señal eléctrica. Con el tiempo, la proteína defectuosa se vuelve tóxica para la retina. El nuevo tratamiento, QR-1123, se administra mediante una inyección ocular y evita que se produzca la proteína defectuosa. Esto permite que la versión normal de la proteína gobierne la retina nuevamente. Esta terapia se está estudiando actualmente en un ensayo clínico de fase 1-2. 

    Amaurosis congénita de Leber, tipo 10

    La amaurosis congénita de Leber es una forma de retinitis pigmentosa que afecta a los bebés. Esta enfermedad destruye las células sensibles a la luz en la retina. La enfermedad de tipo 10 es causada por un defecto en el gen CEP290 que conduce a una pérdida progresiva de la visión y, en muchos casos, a la ceguera legal.

    Hay dos métodos prometedores en desarrollo para este tratamiento.

    Los científicos han desarrollado una herramienta de edición de genes llamada CRISPR para tratar de eliminar el defecto genético. El tratamiento se administra a la retina durante una inyección ocular. Los investigadores esperan que la herramienta ayude a la retina a producir una proteína que evita que las células mueran y también reviva algunas células muertas. Esto podría ayudar a los pacientes a recuperar algo de visión. Allergan y Editas Medicine están liderando el ensayo clínico BRILLIANCE fase 1-2 con 18 pacientes para probar este tratamiento.

    ProQR Therapeutics está probando un tipo de terapia genética conocida como terapia de oligonucleótidos antisentido ARN. Este tratamiento se administra mediante una inyección ocular y permite la producción de una proteína necesaria para la visión. Los pacientes que participan en un ensayo clínico de fase 2-3 en curso, están experimentando mejoras significativas en la visión y la estructura de la retina varios meses después de la inyección.

    Estos tratamientos podrían ayudar a los pacientes a evitar la pérdida debilitante de la visión debido a la retinitis pigmentosa.

    Según la Dra. Christine Kay, directora de genética de la retina del Vitreoretinal Associates en Gainesville, FL, “La terapia genética para algunas formas de retinitis pigmentosa, ofrece el potencial de detener la pérdida progresiva de la visión y el campo visual, que de otro modo sería implacable. En algunos pacientes, en realidad puede mejorar la visión, la sensibilidad a la luz y la capacidad de ver y navegar en la oscuridad”.